¿Comunicación Interna en tiempos de crisis?

26/04/2011

Los profesionales que trabajamos en agencias de comunicación estamos tan preocupados por que los mensajes de nuestros clientes calen en la población que muchas veces nos olvidamos de un público clave para la consecución de dicho objetivo: sus plantillas de empleados. Aspectos tales como el clima laboral o el grado de conocimiento que tienen los trabajadores de su empresa pueden influir de manera decisiva en la credibilidad de los mensajes que se quieran lanzar al público general. Por todo esto, ninguna empresa debería exponerse al panorama mediático sin antes poner en orden su propia estrategia de comunicación interna. En contra de lo que se pueda pensar, las agencias de comunicación podemos aportar un importante valor añadido a dicha estrategia.
Un apoyo externo para elaborar la estrategia de comunicación interna de una determinada empresa puede dotar de mayor cordura al plan final, en tanto en cuanto se aporta una visión más objetiva de la situación real del cliente. No obstante, por mucho que nos podamos aproximar al estado de la cuestión, el análisis debería ser siempre confirmado mediante la realización de estudios cuantitativos y cualitativos. Los primeros nos darán las herramientas necesarias para medir los resultados de nuestro plan de acción a corto y largo plazo, y los segundos nos permitirán conocer las opiniones, necesidades y sugerencias de los empleados. Aunque parezca mentira, casi nunca se tienen en cuenta estos análisis, lo que claramente marca la diferencia entre una buena y una mala estrategia de comunicación interna.
En los tiempos que corren, de crisis económica y creciente desempleo, los directivos de las empresas están empezando a darse cuenta de la importancia de la comunicación interna, llegándose situar por encima de la externa en algunos casos (un equilibrio entre ambas sería lo más razonable). Son conscientes de que no se pueden seguir enviando mensajes a la población general en un contexto como el actual, en el que muchas empresas están reduciendo considerablemente sus plantillas. Por ello, es muy probable que muchas empresas, y especialmente los laboratorios farmacéuticos, ya estén empezando a reforzar y/o implementar sus estrategias internas de cara a mejorar el ánimo de sus empleados, entre otros objetivos. Y es que los momentos de crisis también deben verse como una oportunidad para mejorar.

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter