Dotar de más protagonismo y contar con un servicio de Electromedicina propio, dentro de cada hospital, es fundamental para garantizar la correcta aplicación de la tecnología médica

03/05/2011

„«La Sociedad Española de Electromedicina e Ingeniería Clínica (SEEIC) ha participado en la mesa ‘Dificultades de las nuevas tecnologías’, moderada por su presidente, Jesús Lucinio Manzanares, y su vicepresidente, Antonio Abella, como ponente
„«Los retos de la Sociedad pasan por la acreditación profesional y titulación de Técnico Superior en Electromedicina, así como el de Ingeniero Clínico, y la consolidación de la categoría profesional dentro de los hospitales y empresas del sector
„«En otros países europeos, y tan cercanos como Francia, Países Bajos, Alemania, Reino Unido o Italia, o de otros continentes, como es el caso de China, existe la obligación de incorporar unidades de Electromedicina con entidad propia, diferenciada de los servicios de mantenimiento y próxima a los servicios médicos
„«Se estima que la industria de la tecnología médica emplea en Europa a cerca de 500.000 personas, y genera unas ventas anuales de, aproximadamente, 95 billones de euros
„«El 60% del equipamiento electromédico instalado debería tener menos de cinco años; no más del 30% debería estar entre los seis y diez años; y no más del 10% debería tener más de diez años de antigüedad.
En el marco del 17º Congreso Nacional de Hospitales, que se ha celebrado recientemente en Madrid, la Sociedad Española de Electromedicina e Ingeniería Clínica (SEEIC) ha participado en la mesa ‘Dificultades de las nuevas tecnologías’, moderada por su presidente, Jesús Lucinio Manzanares, y su vicepresidente, Antonio Abella, como ponente.
Durante la ponencia, el vicepresidente de la SEEIC expuso los principales objetivos de esta entidad, así como la situación de la Electromedicina e Ingeniería Clínica en España, tanto a nivel formativo como profesional, pasando por el mercado de las nuevas tecnologías médicas, las nuevas tendencias y el futuro próximo de dichas tecnologías.
“Desde la SEEIC nos hemos marcado dos retos básicos por los que llevamos luchando desde nuestra fundación en 1994, -explica Antonio Abella-. Estos retos pasan por la acreditación profesional y titulación de Técnico Superior en Electromedicina, así como el de Ingeniero Clínico, y la consolidación de la categoría profesional dentro de los hospitales y empresas del sector”.
“Asimismo –añade- nuestros objetivos más inmediatos son colaborar en la preparación de los profesionales de la Electromedicina y posicionar la tecnología médica, su profesión y formación”.
En este sentido, durante la jornada se recordaron los avances logrados en el sector de la formación, en el que se han establecido las dos Cualificaciones Profesionales requeridas para la instalación y mantenimiento de Sistemas de Electromedicina, de Nivel 2, y gestión y supervisión de la instalación y mantenimiento de Sistemas de Electromedicina, de Nivel 3. Como consecuencia de estas Cualificaciones, se han aprobado los Certificados de Profesionalidad en Electromedicina, de Nivel 2, y está pendiente el correspondiente al Nivel 3.
A esto se suma que a finales del año pasado, se incluyeron por primera vez las figuras profesionales de instalador y reparador en Electromedicina, y la de Técnico en Electrónica, especialidad ‘Electromedicina’, en el Catálogo Nacional de Ocupaciones (CNO) y por la Organización Internacional de Trabajo (OIT).
Situación de la Electromedicina en los hospitales españoles
Desde la SEEIC insisten en la importancia de que, en los centros hospitalarios, se cuente con servicios de Electromedicina potentes y reconocidos, aspecto que repercutiría en una mejora de la calidad de la asistencia sanitaria. Aún hoy en día, gran parte de los hospitales públicos españoles carecen de técnicos y gestores de la tecnología sanitaria.
“Contar con un Servicio de Electromedicina propio, dentro de cada hospital, es fundamental para garantizar la correcta aplicación de la tecnología médica”, asegura Jesús Lucinio Manzanares, presidente de la SEEIC. “Un mayor protagonismo del Servicio de Electromedicina en los hospitales, como gestor de los recursos tecnológicos, redundaría en una mejora en el impacto que la tecnología puede aportar al centro hospitalario, incluso en tiempos de crisis”, añade.
Con la entrada en vigor del nuevo RD 1591/2009, por el que se regulan los productos sanitarios, en su artículo 32 se establece que: “Los centros sanitarios designarán un responsable de vigilancia”. En este sentido, desde la Sociedad Española de Electromedicina e Ingeniería Clínica se demanda que, en la configuración de un posible Comité de Vigilancia de productos sanitarios, deba estar el jefe de Servicio de  Electromedicina.
En otros países europeos, y tan cercanos como Francia, Países Bajos, Alemania, Reino Unido o Italia, o de otros continentes, como es el caso de China, existe la obligación de incorporar unidades de Electromedicina con entidad propia y diferenciada de los servicios de mantenimiento. “A este modelo es al que debemos aspirar en nuestro país”, afirma Manzanares.
El papel de los profesionales de la Electromedicina e Ingeniería Clínica involucra varios aspectos: gestión de las tecnologías, vigilancia, mantenimiento, técnico de aplicaciones, formación, tecnologías de la información, gestor de instalaciones clínicas, y normas y regulaciones.
Presente y futuro de la tecnología médica
Se estima que la industria de la tecnología médica emplea en Europa a cerca de 500.000 personas, y genera unas ventas de, aproximadamente, 95 billones de euros. Según cifras de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (FENIN), en el escenario actual del mercado español de la tecnología sanitaria, la Electromedicina ocupa el 9% del total.
“Aún en época de crisis, en el sector de la tecnología médica se espera un crecimiento anual medio del 5,4% hasta 2014, aumentando la potencialidad de Europa sobre el mercado mundial, y la de España, que se sitúa con unas ventas de 8.300 millones de euros en 2010, en quinto lugar por detrás de Alemania, Francia, Italia y Reino Unido”, explica Antonio Abella.
Por otra parte, durante la participación de la SEEIC en el 17º Congreso Nacional de Hospitales se recordó la importancia de revisar la antigüedad de la tecnología existente en los centros españoles. En este sentido, se señaló que el 60% del equipamiento instalado debería tener menos de cinco años; no más del 30% debería estar entre los seis y diez años; y no más del 10% debería tener más de diez años de antigüedad.
Por último, se dedicó un espacio al futuro de la tecnología de la salud, donde se tiende al diagnóstico en tiempo real, empleando aparatos que no generen radiación, que sean portátiles, accesibles y de bajo coste, la evolución de imágenes a través de dispositivos móviles o el desarrollo de aplicaciones médicas para iPhone o iPad. “Los robots que realizan funciones de enfermería o los equipos TIE (tomografía de impedancia eléctrica) son las últimas novedades presentadas en el sector”, concluye Antonio Abella.
Presente y futuro de la SEEIC
La Sociedad Española de Electromedicina e Ingeniería Clínica (SEEIC) es una institución nacional de carácter científico-técnico constituida, entre otros, con el objetivo de ser el interlocutor que promueva, ante los organismos públicos y privados, la ordenación y normalización profesional de los estándares y requisitos necesarios para la correcta aplicación del equipamiento electromédico.
Se trata de una sociedad pionera en España, cuyos miembros desarrollan su actividad en empresas, centros sanitarios y resto de organizaciones e instituciones relacionadas con la tecnología electromédica.
Los retos de esta sociedad científica apuntan a corto plazo hacia la puesta en marcha de los Certificados de Profesionalidad y de una Titulación propia, hasta ahora formalmente inexistente, para dar respuesta a una formación y regulación del sector de la Electromedicina e Ingeniería Clínica en España y a la consolidación de la correspondientes categorías profesionales dentro de los hospitales públicos y privados del país, y en las empresas del sector con una afección muy directa en la mejora continua de la Calidad Asistencial y la seguridad en la aplicación y utilización de sistemas y equipos electromédicos.
Por otro lado, de acuerdo con su objetivo de colaborar en la preparación de los profesionales que llevarán a cabo tareas relacionadas con la Electromedicina, la Sociedad mantiene programas de formación propios que abarcan los diferentes temas técnicos y de gestión relacionados con su ámbito de actuación.

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter