El Grupo HM inicia su programa de quimioterapia intraperitoneal hipertérmica, técnica que aumenta la supervivencia libre de enfermedad en pacientes con carcinomatosis peritoneal

14/09/2010

Los dos primeras intervenciones realizadas con esta técnica se efectuaron en los hospitales de Sanchinarro y Montepríncipe a dos pacientes diagnosticados de carcinoma de ovario y carcinoma de colon
Los Servicios de Cirugía General y Digestiva de los hospitales universitarios Madrid Montepríncipe y Madrid Sanchinarro y el Centro Integral Oncológico Clara Campal (CIOCC), anexo al mismo, en colaboración con su Servicio de Oncología, han iniciado en estos hospitales el Programa de Quimioterapia Hipertérmica Intraperitoneal (HIPEC), cuya asociación con una citorreducción primaria óptima “condiciona una mayor supervivencia y un periodo libre de enfermedad más prolongado”, en palabras del Dr. Emilio Vicente, jefe del servicio de Cirugía General y Digestiva del HMS.
Este programa se incluye en la cartera de servicios de la Unidad de enfermedad tumoral peritoneal, coordinada por el Dr. Antonio Cubillo, y que integra a especialistas de los servicios del Grupo HM de Ginecología Oncológica -Dr. Lucas Minig y su equipo-, Oncología -el propio Dr. Cubillo- y Cirugía -los doctores Vicente y Yolanda Quijano y su equipo en el HMS, y el Dr. Fernando Lapuente en el Hospital Universitario Madrid Montepríncipe (HMM)-.
En la citada Unidad se tratan tumores peritoneales de origen primario (mesotelioma peritoneal, carcinoma seroso peritoneal, psammocarcinomas y tumores desmoplásticos) o secundario (originados en colon y recto, ovario, estómago, pseudomixoma peritoneal, y sarcomas abdominales).
Durante mucho tiempo, el tratamiento estándar en la carcinomatosis peritoneal ha sido la quimioterapia sistémica y/o la cirugía, con finalidad paliativa y dirigida al control de los síntomas y de las complicaciones. La cirugía de reducción de masa tumoral (debulking) sin HIPEC va asociada frecuentemente a una recidiva peritoneal precoz, aunque la carcinomatosis sea de extensión localizada o limitada y pueda ser extirpada por completo durante la cirugía. Por su parte, la quimioterapia intraperitoneal, también administrada de forma aislada, sin cirugía radical previa, no tiene impacto positivo sobre la supervivencia de estos pacientes.
Beneficios de la HIPEC Por eso surge la Quimioterapia Hipertérmica Intraperitoneal “como una opción terapéutica eficaz y potencialmente curativa en un número importante de pacientes afectos de carcinomatosis peritoneal”, asegura el Dr. Vicente, quien añade que “recientes estudios han demostrado que la asociación de una citoreducción primaria óptima con HIPEC condiciona una mayor supervivencia y un periodo libre de enfermedad más prolongado”.
Según explican los responsables del Servicio de Cirugía General y Digestiva del HMS la Quimioterapia Hipertérmica Intraperitoneal, indicada en pacientes afectos de carcinomatosis peritoneal, es un tratamiento de “intensificación terapéutica regional” basado en una cirugía de carácter radical dirigida a eliminar todo el tumor macroscópico localizado en la cavidad abdominal, seguida de la aplicación inmediata de quimioterapia regional intraperitoneal a alta temperatura.
“Esta vía de administración de la quimioterapia actuaría erradicando la enfermedad mínima o microscópica residual a la cirugía, y su administración inmediata con el abdomen abierto consigue arrastrar la fibrina y los restos microscópicos celulares de la cavidad abdominal”, señala el Dr. Vicente. “Se trata -continua- de un baño de la cavidad abdominal mediante fármacos activos a nivel local que son distribuidos homogéneamente por el cirujano después del tiempo quirúrgico de exéresis tumoral”.
Las concentraciones de quimioterápico en peritoneo en contacto directo con la célula tumoral son del orden de 20 a 400 veces superior a las obtenidas con la administración endovenosa, comenta por su parte el Dr. Lapuente, cirujano responsable de la Unidad de Enfermedad Tumoral Peritoneal del HMM.
“A ello -añade- debe sumarse el efecto de la hipertermia, que consigue temperaturas de 43º en el líquido de lavado peritoneal; estas temperaturas tienen una eficacia antitumoral directa sobre la célula neoplásica por tener ésta mayor termosensibilidad que la célula normal, y por otro lado, potencian la acción del quimioterápico en la célula tumoral propiciando su destrucción”. Así, con la utilización de todo este arsenal, del que la cirugía citorreductora óptima es la condición sine ‘qua non’, se consiguen supervivencias hasta ahora inéditas en el paciente con carcinomatosis peritoneal”, apostilla.
En cuanto al seguimiento que requieren los enfermos de carcinomatosis peritoneal intervenidos con HIPEC, el experto afirma que, tras el tratamiento quirúrgico y una vez recuperado el paciente, éste es controlado medicamente a efectos de descartar una posible recurrencia tumoral. El seguimiento y control posteriores se efectúan bajo la supervisión del equipo de Oncología Médica y de sus cirujanos y ginecólogos oncológicos.
Primeros pacientes en el Grupo HM Los dos primeros pacientes tratados con esta técnica en el Grupo HM estaban diagnosticados de carcinoma de ovario y carcinoma de colon respectivamente, con un índice de carcinomatosis peritoneal -parámetro que refleja la extensión y distribución del proceso tumoral en el peritoneo- muy elevado, tal y como se confirmó en las exploraciones radiológicas y laparoscópicas realizadas antes de la intervención. El primer procedimiento se efectuó en el HMM y el segundo en el HMS.
Las intervenciones de ambos pacientes, que evolucionaron satisfactoriamente, se desarrollaron “sin incidencias ni problemas concretos”, sólo con las situaciones “derivadas del complejo procedimiento quirúrgico inicial; peritonectomia de toda la zona afecta asociada a resecciones multiviscerales condicionadas por  la propia afección tumoral”, en palabras del responsable del Servicio de Cirugía General y Digestiva del HMS.
“Tras obtener una eliminación completa tumoral se  efectuó la Quimioterapia Hipertérmica Intraperitioneal en un intento de optimizar el tratamiento”, añade. Actualmente, cinco  pacientes más se encuentran a la espera de poder beneficiarse de este tratamiento en el Grupo Hospital de Madrid.
La HIPEC en el Grupo HM La especial complejidad técnica del tratamiento multidisciplinar que implica la HIPEC aconseja que sólo se realice en centros especializados y que acrediten la suficiente experiencia, capacidad y casuística. Estos centros deben garantizar, entre otros aspectos, una rigurosa selección de los pacientes. En el territorio nacional, sólo 14 centros hospitalarios desarrollan este procedimiento técnico, la mayoría de ellos en el sector público (sólo tres son del privado).
Los procedimientos terapéuticos deben de incorporarse a un medio hospitalario en función siempre de la demanda de los pacientes y de la capacidad de superación e innovación de los profesionales que integran el centro médico. Todo ello debe de ir asociado al interés del grupo gerencial por potenciar la innovación médica mediante la incorporación a su cartera de servicios de los procedimientos terapéuticos más novedosos.
En este sentido, el Grupo HM posee un importante y numeroso grupo médico-quirúrgico con acreditada experiencia en el diagnostico y tratamiento de los procesos tumorales. Según el Dr. Vicente, la  Quimioterapia Hipertérmica Intraperitoneal llega así al Grupo HM “en el momento óptimo, una vez consolidado el proyecto hospitalario en el concierto médico nacional y con el objetivo de cubrir una demanda real, como es el tratamiento del elevado número de pacientes que pasan por nuestras consultas con carcinomatosis peritoneal”.
Para el experto, además, “es evidente que el manejo de pacientes de estas complejas características supone un importante reto para los diferentes profesionales médicos que participan en el mismos, y que están integrados en servicios quirúrgicos, anestésicos, oncológicos y de reanimación”. “El reto se plantea no sólo en el propio procedimiento -añade- sino también en la necesidad de establecer una adecuada integración entre ellos para poder realizar un trabajo cooperativo”.
Dadas las características del CIOCC, centro de referencia nacional para el tratamiento de procesos tumorales y en el que diariamente se trata un elevado número de los mismos, el jefe del Servicio de Cirugía General y Digestiva del HMS calcula que sólo durante el primer año de actividad, al menos 20-25 pacientes se beneficiarán de este tipo de tratamiento, y estima que posteriormente el número podría superar los 50 pacientes al año en el conjunto de los hospitales del Grupo HM.
“Un ejemplo de esta demanda se manifiesta por el  número de pacientes tratados en los últimos dos años en sólo uno de nuestros hospitales; así, en los últimos 48 meses el Servicio de Cirugía General del Hospital Universitario Madrid Sanchinarro ha tratado a 30 pacientes afectos de carcinomatosis peritoneal de carcinoma de ovario y colon con unos resultados excelentes”, apostilla.
La enfermedad y su incidencia La carcinomatosis peritoneal suele manifestarse de forma muy diversa, desde la presencia de escasos implantes milimétricos en la superficie del peritoneo adyacente al tumor primario, hasta la ocupación de todo el abdomen y la pelvis por masas voluminosas de tumor que infiltran cualquier órgano y estructura anatómica. Se trata de una manifestación tumoral de comportamiento inicial locorregional que puede permanecer estable en la cavidad abdominal durante períodos prolongados de tiempo antes de generalizarse y afectar a otros órganos distantes.
El tiempo de permanencia del tumor limitado a la cavidad abdominal es variable y depende del origen del tumor primario, del tipo y de la diferenciación histológicos y de otros aspectos intrínsecamente relacionados con la biología del tumor. Hasta hace muy poco tiempo, la carcinomatosis peritoneal era considerada como una enfermedad tumoral sistémica o diseminada de forma generalizada. En la actualidad, en ciertos casos es considerada como una enfermedad regional avanzada, lo que teóricamente permite su bordaje agresivo con intención curativa.
Respecto a su incidencia, es difícil de establecer dadas las limitaciones de las actuales determinaciones biológicas y medios de diagnóstico por la imagen. La ecografía y la tomografía axial computarizada (TAC) son sensibles para diagnosticar la ascitis, pero los implantes menores de 2cm (ecografía) y de 5mm (TAC) son difícilmente identificables mediante estas técnicas; la laparoscopia con la realización de biopsias parece ser el método más efectivo para diagnosticar la carcinomatosis peritoneal, pero comporta el riesgo de extender la diseminación peritoneal.
La incidencia de esta enfermedad está relacionada con el origen del tumor primario, que habitualmente es baja, teniéndose más información de los tumores que afectan el peritoneo de forma secundaria. En términos generales, se conoce que en pacientes afectos de carcinoma de ovario y carcinoma de colon, la diseminación peritoneal está presente en el momento del diagnóstico de la enfermedad en el 70-75 y el 10 por ciento de los casos, respectivamente.
Por otra parte, el 40-70 por ciento de los pacientes tratados de cáncer colorrectal presenta una recidiva en una o varias localizaciones y en el 10-35 por ciento de estos pacientes esta recidiva se localizará de forma exclusiva en el peritoneo, según datos de los doctores Vicente y Quijano. Asimismo, la carcinomatosis peritoneal suele ser frecuente en el cáncer gástrico, incluso en las fases iniciales de la enfermedad. La diseminación peritoneal puede estar presente en el 15-50 por ciento de los pacientes, especialmente en aquellos que son intervenidos por tumores gástricos que infiltran la serosa. Grupo HM El Grupo Hospital de Madrid está formado por diversas empresas que gestionan diferentes hospitales médico-quirúrgicos privados, entre los que se incluyen el Hospital Universitario de Madrid, el Hospital Universitario Madrid Montepríncipe, el Hospital Universitario Madrid Torrelodones, el Hospital Universitario Madrid Sanchinarro y el Centro Integral Oncológico Clara Campal (CIOCC), todos ellos de gran cualificación técnica y humana.
Dirigido principalmente por médicos y con el objetivo de ofrecer una medicina de calidad, los diferentes centros del Grupo HM se han dotado con una tecnología de vanguardia y con el personal mejor cualificado y más humano.
Todos los hospitales del Grupo HM funcionan de forma integrada. Para ello, existe una estructura corporativa con servicios centralizados, así como diferentes herramientas informáticas de gestión integral. Esto permite una actuación complementaria y sinérgica de estructuras, servicios y equipamientos, con el máximo aprovechamiento de los recursos tecnológicos y humanos.
Para más información:                                                       DPTO. DE COMUNICACIÓN DEL GRUPO HM Eva Sacristán Romero Tel.: 91 216 00 50 / Móvil: 608 273 978 E-mail: evasacristan@hospitaldemadrid.com

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter