El Grupo HM pone a disposición de todos los pacientes de la sanidad privada la tecnología de última generación del Robot Quirúrgico Da Vinci

03/11/2010

La incorporación de este sistema quirúrgico a su cartera de servicios convierte al Grupo HM en referente asistencial, docente e investigadora
• Incorporamos esta tecnología “con la intención de que sea accesible a cualquier usuario de la sanidad privada”, y de que todos “puedan recibir la misma atención sanitaria, vivan donde vivan, y en las mismas condiciones”, dijo el Dr. Juan Abarca Cidón
• La cirugía robótica mejora los resultados quirúrgicos, disminuye los efectos secundarios y aumenta la satisfacción del paciente, al ser eficaz, mínimamente invasivo y permitir una rápida recuperación. El Da Vinci opera con precisión mucho mayor, disminuyendo la pérdida de sangre, el tiempo quirúrgico y la necesidad de hospitalización
• Entre las especialidades con procedimientos particularmente idóneos para su realización con el robot, y que se realizan en el Hospital Universitario Madrid Sanchinarro destacan la Cirugía General, la Urología,  y la Ginecología
• Los estudiantes de la Universidad CEU San Pablo adquirirán en los hospitales del Grupo HM conocimientos y habilidades inalcanzables en otras universidades y serán la generación de cirujanos que promoverán la implantación universal de la cirugía robótica
• El Da Vinci abre también un campo muy amplio en investigación que, especialmente en cáncer, puede ofrecer ventajas únicas El Grupo Hospital de Madrid (HM) ha incorporado a su oferta de servicios, y puesto a disposición de todos los pacientes de la sanidad privada madrileña, el robot quirúrgico de última generación Da Vinci, con el que esta empresa hospitalaria sigue manteniéndose a la cabeza de la innovación tecnológica sanitaria, y que ya está instalado en el Hospital Universitario Madrid Sanchinarro, donde hoy ha sido presentado oficialmente.
Hasta el momento ya se han realizado tres intervenciones con el robot Da Vinci del Hospital Universitario Madrid Sanchinarro -una hemicolectomía derecha, una prostatectomía radical y una pancreatectomía-, mientras que la cuarta, un cáncer de esófago, se está llevando a cabo durante el día de hoy.   “La adquisición del Da Vinci, su instalación en este hospital y el inicio de las intervenciones con esta técnica, una vez formados los equipos médicos que ya operan con ella, va mucho más allá de la incorporación de otra tecnología a nuestra cartera de servicios”, explicó el Dr. Juan Abarca Cidón, director general del Grupo HM, señalando que “contar con la tecnología más avanzada y segura se traduce en esta ocasión en la posibilidad de poder ofrecer a nuestros pacientes esos avances tecnológicos”.
“Con esta última adquisición -continuó el Dr. Abarca Cidón-, el Grupo HM pone al alcance de absolutamente todos los usuarios de la sanidad privada, no sólo de Madrid, si no de cualquier parte de la que quieran venir, la tecnología de última generación porque, si bien no somos los primeros de la sanidad privada en incorporarla, sí que lo hacemos con la intención de que sea accesible a cualquier usuario de la sanidad privada a través de la compañía aseguradora que considere la opción de incorporarla a su cartera de prestaciones”.
“Con ello no conseguimos otra cosa que hacer realidad, y de verdad, el objetivo que desde esta casa nos hemos marcado como principio y fin de nuestra actividad: poner a disposición de cualquier usuario de la sanidad privada cualquier tecnología sanitaria, y que todos puedan recibir la misma atención sanitaria, vivan donde vivan, y en las mismas condiciones”, añadió. En palabras de su director general, el Grupo HM da un “nuevo paso” con esta adquisición y entra en la era de la cirugía robótica, poniendo a disposición de la sociedad el mejor y más seguro sistema para intervenir a sus pacientes.
Por su parte, el Dr. Joan Comes, director de la división robótica de Palex Medical, distribuidora del robot quirúrgico Da Vinci, destacó el “avance tecnológico en la cirugía laparoscópica” que ha supuesto esta tecnología y estimó que el “Grupo HM ha realizado una apuesta muy inteligente al introducir la robótica en una comunidad autónoma caracterizada por su apuesta en nuevas tecnologías y pionera en muchas iniciativas -a pesar de que en su sistema público de salud, paradójicamente, sólo hay un robot- y, de este modo, acercar la cirugía laparoscópica avanzada al mayor número de pacientes”.
“Palex Medical inicia un período de colaboración con el Grupo HM, caracterizado por apostar por la innovación y dar el mejor tratamiento a los pacientes, no sólo en la cirugía robótica, sino en muchos otros aspectos igualmente innovadores, que pueden favorecer a todo el colectivo de pacientes madrileños; aparte de la pasión por la innovación y la tecnología, compartimos un objetivo común: mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes y los estándares en salud”, añadió Comes.
Ventajas del Da Vinci La cirugía robótica, que combina la eficacia de la cirugía abierta con las ventajas de la mínimamente invasiva, mejora los resultados quirúrgicos en aquellas intervenciones en las que está correctamente indicado su uso, disminuye los efectos secundarios no deseables y aumenta la satisfacción del paciente, al ser tratado con un procedimiento eficaz, mínimamente invasivo y que permite una rápida recuperación. Los mejores resultados quirúrgicos se deben a que el Da Vinci permite operar con una precisión mucho mayor, disminuyendo la pérdida de sangre (y por tanto, minimizando la necesidad de transfusiones) y reduciendo el tiempo quirúrgico (lo que disminuye la cantidad de anestesia que debe recibir el paciente) y la necesidad de hospitalización posterior (reduciendo los riesgos intrínsecos a la estancia hospitalaria).
Más concretamente, las ventajas que aporta este sistema quirúrgico son de dos tipos: las inherentes a la cirugía mínimamente invasiva y las propias del robot. Entre las primeras destaca el menor dolor postoperatorio y riesgo de infección, la disminución de las complicaciones, el tiempo de estancia hospitalaria, la pérdida de sangre y el número de cicatrices, y la recuperación más rápida. En cuanto al segundo tipo de beneficios, el Da Vinci implica una menor curva de aprendizaje, una mejor visión, y una mayor precisión, reproducibilidad de los procedimientos quirúrgicos y comodidad para el cirujano.
El sistema quirúrgico Da Vinci es una sofisticada plataforma robotizada diseñada para permitir llevar a cabo operaciones complejas con un método mínimamente invasivo y agresivo, y se compone de tres componentes principales: la consola del cirujano, el carro paciente y el carro de visión.
En la primera de ellas se sienta el cirujano, que controla los instrumentos y un endoscopio 3D con sus manos, utilizando dos controladores maestros, y con sus pies, utilizando pedales. Los extremos del instrumento parecen alinearse con las manos del cirujano para simular la alineación natural del ojo y el instrumento en la cirugía abierta y, a su vez, ayudar a optimizar la coordinación entre manos y pies, lo que iguala la destreza de la cirugía abierta, pero operando en un ambiente mínimamente agresivo y reduce la amplitud de los movimientos y los temblores.
El carro paciente es el componente operativo del robot y su función es sostener los brazos para instrumentos y el brazo para cámara. El sistema Da Vinci utiliza la tecnología de centro a distancia, que es un punto fijo en el espacio alrededor del cual se mueven los brazos del carro paciente y que permite al robot maniobrar con los instrumentos y endoscopios en el sitio quirúrgico, mientras ejerce una presión mínima en la pared del cuerpo del paciente. Por último, el carro de visión alberga el equipo de procesamiento de imágenes del sistema y es operado por una persona no esterilizada durante la cirugía.
Así, las aportaciones de la cirugía robótica se concretan en ventajas tales como la visión tridimensional real con aumento normal de trabajo de 10 veces, la utilización de instrumentos articulados, la realización de movimientos naturales e intuitivos similares a la cirugía abierta, la alineación de la vista, manos y campo quirúrgico, el uso de una cámara controlada por el cirujano y de cuatro brazos, la eliminación del temblor de las manos y la postura de trabajo ergonómica en la que opera el cirujano.
“Se trata de ofrecer un tratamiento dentro de los protocolos vigentes, con resultados iguales o mejores a la cirugía convencional, pero añadiendo los beneficios de un procedimiento mínimamente invasivo”, en palabras del Dr. Pablo González Jerez, director asistencial del Grupo Hospital de Madrid, que inicia su Programa de Cirugía Robótica con un doble objetivo: poner a disposición de todos sus pacientes esta tecnología para las indicaciones consolidadas, y estar en condiciones de permanecer en la vanguardia del tratamiento quirúrgico en la próxima década”.
Indicaciones Actualmente, cualquier intervención que pueda ser realizada por laparoscopia o toracoscopia es susceptible de realizarse con el sistema quirúrgico Da Vinci, pero hay procedimientos de determinadas especialidades particularmente idóneos para su realización con el robot, y como tal se realizarán en el Hospital Universitario Madrid Sanchinarro, entre las que destacan la Cirugía General, la Urología y la Ginecología.
En el caso de la primera, los doctores Emilio Vicente y Yolanda Quijano, responsables del Servicio de Cirugía General y Digestiva del Hospital Universitario Madrid Sanchinarro, señalaron las colelitiasis, el reflujo gastro-esofágico, los trastornos motores de esófago, y las cirugías del bazo y de las glándulas adrenales, como indicaciones más frecuentes, dentro de la patología benigna, para realizar con el Da Vinci; mientras que los cánceres de colon derecho, izquierdo y de recto son las patologías malignas más frecuentes que pueden intervenirse con el robot.
“Atender la demanda existente de un elevado número de pacientes afectos de patología tumoral, la amplia experiencia en cirugía oncológica digestiva del centro -un 65% de los procedimientos quirúrgicos que realiza cada año el servicio dirigido por el Dr. Vicente son procesos tumorales- , la igualmente extensa experiencia en cirugía mínimamente invasiva para el tratamiento quirúrgico de procesos tumorales digestivos y la necesidad de incorporar en un hospital universitario como el nuestro las técnicas más avanzadas que permitan crear el perfil del cirujano del siglo XXI” son las razones que, a juicio del Dr. Vicente, justifican la adquisición del robot.
En este sentido, los expertos subrayaron entre los requerimientos para utilizar el Da Vinci en patología tumoral la estricta selección de pacientes mediante un riguroso estudio preoperatorio y la existencia de las condiciones anatómicas adecuadas para la realización de una resección tumoral completa.
En cuanto  las aplicaciones en Urología, el Dr. Carlos Escalera, responsable de este servicio en el Hospital Universitario Madrid Sanchinarro, destacó sobre todo las ventajas que aporta el robot en la prostatectomía radical, “primera opción de tratamiento en Estados Unidos para el cáncer de próstata”, según el experto. Los beneficios, añadió, son “tanto funcionales -menor tasa de incontinencia urinaria-,  como sexuales -mayor seguridad y precisión en la conservación de las bandeletas neurovasculares que producen la erección-, con un porcentaje muy pequeño de posibles complicaciones y manteniendo la efectividad oncológica de otras técnicas”.
“Mediante la cirugía robótica pueden realizarse, prácticamente, todo el espectro de intervenciones quirúrgicas que comprometen al aparato genital interno de la mujer”, señaló por su parte el Dr. Lucas Minig, coordinador del Programa de Ginecología Oncológica del Hospital Universitario Madrid Sanchinarro- Centro Integral Oncológico Clara Campal, puntualizando, sin embargo, que por ahora “su uso está reservado para aquellas cirugías de alta complejidad que requieran de una gran precisión”.
Así, el experto afirmó que aunque algunas enfermedades benignas, como ciertos tipos de prolapsos genitales o miomas uterinos, pueden ser tratadas quirúrgicamente mediante el Da Vinci, la posibilidad que ofrece el robot de abordar espacios anatómicos con mayor claridad y seguridad hacen que “la patología oncológica de los órganos genitales internos femeninos represente su principal indicación”. “El cáncer de endometrio y de ovarios, en su etapa inicial, constituyen otra de las principales indicaciones del sistema”, añadió.
Docencia e investigación Por otra parte, la incorporación del robot quirúrgico al Grupo HM ahonda y representa la culminación de la integración de su actividad asistencial con la docente y la investigadora como base para la prestación de unos servicios sanitarios de excelencia.
En este sentido, “los estudiantes de grado de la Facultad de Medicina de la Universidad CEU San Pablo adquirirán en los hospitales del Grupo HM unos conocimientos y habilidades inalcanzables en otras universidades y serán la generación de cirujanos que promoverán la implantación universal de la cirugía robótica y desarrollarán las nuevas técnicas quirúrgicas basadas en ella”, aseguró el Dr. Jesús Peláez, director de Docencia e I+D+i del Grupo HM y vicedecano de Hospitales y Postgrado de la citada facultad.
Según explicó el experto, “tanto los MIR como los propios especialistas podrán entrenarse con esta tecnología de realidad virtual, creándose una cantera de especialistas en cirugía robótica que tendrá la misión de divulgar y enseñar sus conocimientos para que la sociedad pueda beneficiarse de todas sus ventajas”, y convirtiendo así al Grupo HM en “referente nacional en la formación en cirugía robótica”.   En cuanto a la investigación, el Da Vinci abre un nuevo campo muy amplio que incluye la posibilidad de acceder a muestras biológicas in situ de forma mínimamente invasiva, así como de mantener su microambiente. “En cáncer, esto puede ofrecer unas ventajas únicas y, por ello, en colaboración con el Instituto de Medicina Molecular Aplicada de la Universidad CEU San Pablo, hemos iniciado una línea de investigación en el análisis del ambiente tumoral en micrometástasis tumorales en cultivo tridimensional”, informó el experto.   “La disponibilidad del Da Vinci hará que el Grupo HM sea un referente asistencial, docente e investigador, adquiriendo un compromiso social para la aplicación universal de estas nuevas técnicas quirúrgicas y la obligación de investigar e innovar en el amplio campo de las patologías quirúrgicas”, concluyó.
El Da Vinci en cifras Según datos aportados por Enrique Egea, jefe de línea de producto de Palex Medical, ya hay unos 1.700 robots quirúrgicos en todo el mundo, estando 1.266 de ellos instalados en Estados Unidos, donde hay uno por cada 248.000 habitantes. En Europa hay 288 robots y en España 18 (16 clínicos y dos de formación), con un ratio de un robot por cada tres millones de habitantes. Con el instalado en el Hospital Universitario Madrid Sanchinarro, ya son tres los Da Vinci disponibles en la Comunidad de Madrid (uno en la sanidad pública y dos en la privada).
Desde que en 2005 se instaló el primer robot en España, se han realizado 3.500 intervenciones quirúrgicas con esta tecnología, con la que se superaron las mil operaciones en 2009 y con la que se prevé que este año se realicen más de 1.500, añadió Egea.
Grupo HM El Grupo Hospital de Madrid está formado por diversas empresas que gestionan diferentes hospitales médico-quirúrgicos privados, entre los que se incluyen el Hospital Universitario de Madrid, el Hospital Universitario Madrid Montepríncipe, el Hospital Universitario Madrid Torrelodones, el Hospital Universitario Madrid Sanchinarro y el Centro Integral Oncológico Clara Campal (CIOCC), todos ellos de gran cualificación técnica y humana.
Dirigido principalmente por médicos y con el objetivo de ofrecer una medicina de calidad, los diferentes centros del Grupo HM se han dotado con una tecnología de vanguardia y con el personal mejor cualificado y más humano.
Todos los hospitales del Grupo HM funcionan de forma integrada. Para ello, existe una estructura corporativa con servicios centralizados, así como diferentes herramientas informáticas de gestión integral. Esto permite una actuación complementaria y sinérgica de estructuras, servicios y equipamientos, con el máximo aprovechamiento de los recursos tecnológicos y humanos. Para más información:                                                       BERBÉS ASOCIADOS                                    DTPO. DE COMUNICACIÓN DEL GRUPO HM Jorge Sánchez Franco / Silvia Corrales      Eva Sacristán Romero Tel.: 91 563 23 00 / Móvil: 678 544 149       Tel.: 91 216 00 50 / Móvil: 608 273 978 E-mail: jorgesanchez@berbes.com            E-mail: evasacristan@hospitaldemadrid.com               silviacorrales@berbes.com

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter