Entre el 60 y el 70% de los pacientes oncológicos es tratado con radioterapia en alguna fase de la enfermedad

19/09/2012


La Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) presenta el Libro Blanco SEOR XXI, que analiza la situación, necesidades y recursos de la especialidad en la actualidad

  • Se calcula que en 2012 se registrarán cerca de 208.000 nuevos casos de cáncer en España y que casi el 3,4% de la población habrá sido diagnosticada por esta enfermedad en algún momento de su vida
  • La mortalidad se ha reducido en nuestro país: hasta el 57% de todos los pacientes de cáncer se curan, un porcentaje que aumentad hasta el 75% en niños
  • La radioterapia es el tratamiento que solo o combinado cura a más pacientes oncológicos después de la cirugía. Más del 70% de ellos se trata con intención curativa, y en los tratamientos paliativos es el más coste-eficaz
  • La SEOR apuesta por incrementar el tiempo de formación de los especialistas a 5 años, fomentar la investigación clínica, básica y traslacional y renovar periódicamente los equipos de tratamiento
 
  • A pesar de las mejoras de los últimos años, la SEOR recuerda que en España hacen falta 41 nuevas unidades de Oncología Radioterápica, reemplazar alguna ya obsoletas y la contratación de más especialistas
 
Madrid, 19 de septiembre de 2012.- El cáncer es la primera causa de muerte en España entre los 45 y los 64 años -se estima que uno de cada 6 hombres y una de cada 14 mujeres morirán de cáncer antes de los 75 años- y representa la mitad de todos los fallecimientos que se dan en nuestro país.
En 2012 se calcula que se registrarán cerca de 208.000 nuevos casos de cáncer en nuestro país (105.000 hombres y 103.000 mujeres) y que habrá 1.500.000 personas que han sobrevivido a él; esto significa que casi un 3,4% de la población española viva habrá sido diagnosticada de un cáncer en algún momento de su vida
De todos ellos, entre el 60% y el 70% es tratado con radioterapia en alguna fase de la enfermedad, lo que ha contribuido a que la mortalidad haya decaído; actualmente, el 57% de los pacientes y el 75% de los niños diagnosticados de cáncer logran superarlo.
En este contexto, la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), la sociedad científica dedicada al tratamiento del cáncer más antigua de España; presenta hoy un Libro Blanco que da una visión actualizada y una previsión de futuro de la realidad asistencial de la enfermedad y la especialidad en nuestro país.
 
El Dr. Alfredo Ramos, presidente de la SEOR y jefe del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Universitario Ramón y Cajal, recuerda que “la Oncología Radioterápica cura a los pacientes y lo hace de manera coste-eficaz” y hace hincapié en la precisión con que trabaja la especialidad y que se trata “del tratamiento paliativo más eficaz contra el cáncer” (entre un 15 y un 20% de los casos atendidos en Oncología Radioterápica son paliativos).
La SEOR se fundó en 1978 e incluye únicamente a los especialistas dedicados al cuidado y tratamiento de los pacientes oncológicos mediante el uso de las radiaciones ionizantes exclusivamente o asociada a otras modalidades terapéuticas. Actualmente agrupa a más de 1.000 especialistas y está estructurada en más de 23 Grupos de Trabajo, especializados en las diferentes áreas tumorales.
El Dr. José López Torrecilla, vicepresidente de la SEOR y jefe del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Universitario de Valencia, señala que las principales necesidades de la Sociedad pasan por “incrementar el tiempo de formación de los especialistas en Oncología Radioterápica, de los 4 años actuales a 5, ayudar a la investigación y fomentar la investigación clínica, básica y traslacional y renovar periódicamente los equipos de tratamiento”.
Recursos humanos y técnicos
En los últimos 6 años, la atención oncológica ha experimentado un cambio favorable, con la implantación de la Estrategia Nacional del Cáncer y los diferentes planes oncológicos autonómicos, que están impulsando el apoyo y la coordinación en su tratamiento.
Así, en España hay actualmente 19,1 oncólogos radioterápicos por millón de habitantes, un número que sigue creciendo poco a poco a la vez que mejoran los recursos materiales con los que estos cuentan. Sin embargo, se calcula que sería necesario contratar a 180 profesionales más aproximadamente en toda España. Por otra parte, hay cerca de 5 unidades por millón de habitantes; faltan 41 para alcanzar el número recomendado de 6 por millón de habitantes; además están irregularmente distribuidas por el país.
Asimismo, señalan desde la Sociedad, aunque en los últimos 20 años se ha multiplicado por 1,8 el número de servicios de Oncología Radioterápica y por 2,7 el de unidades de tratamiento en España, algunas unidades son muy antiguas y deberían ser reemplazadas a corto plazo; de hecho, todavía existen unidades de Cobalto-60, que deberían haber sido sustituidas hace 10 años. Según el Libro blanco de la Sociedad, el número de unidades es  insuficiente en comunidades como Andalucía, y no existe ninguna en Ceuta y Melilla.
Además, según el Dr. Ismael Herruzo, Jefe del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Regional Universitario Carlos Haya y ex presidente de la SEOR, “deberían crearse comités específicos de tumores y nuevas unidades, así como optimizar los recursos con nuevas formulas asistenciales y evitando repetir actividades (revisiones innecesarias, dobles primeras consultas, etc.)”.
Igualmente, el Dr. Herruzo considera que “la incorporación de la alta tecnología en radioterapia precisa de un adecuado plan de inversiones, mantenimiento, dotación de personal y disponibilidad de tiempo. Por todos estos motivos, creemos imprescindible una actualización del sistema de medidas en unidades relativas de valor que contemple la introducción de nuevas complejidades que se adapten a su coste real”.
La formación es fundamental en una especialidad en continuo cambio
Pocas especialidades han avanzado tanto en los últimos años en cuanto a metodología como la Oncología Radioterápica. “Además de los continuos avances en el conocimiento de la biología tumoral y de los nuevos fármacos obtenidos, nuestra especialidad se ha enriquecido con el impresionante despliegue de la imagen radiológica, los conocimientos sobre imagen funcional y las mejoras tecnológicas de los aceleradores”, señala el Dr. Ramos.
Sin embargo, muchas de estas nuevas tecnologías no están disponibles en todos los centros de Oncología Radioterápica y es imperativo que todos los especialistas obtengan la formación actualizada y continuada sobre ellas. Según el Dr. Ramos, “la investigación translacional y la radiobiología deben acercarse a la práctica clínica, no sólo con cursos y talleres, sino con la realización de proyectos de investigación en colaboración con instituciones como la Universidad o el centro de Investigaciones Oncológicas (CNIO)”.
En ese sentido, la reciente creación de la Escuela Española de Oncología Radioterápica (EEOR) creada por la SEOR es una plataforma docente para impulsar, optimizar y cualificar la oferta en la formación continuada de los especialistas.
Incrementar y mejorar la investigación en Oncología Radioterápica, objetivo de la SEOR
La SEOR apuesta por la integración de la investigación preclínica en los servicios de Oncología Radioterápica, para lo que es necesaria la implantación de laboratorios propios o colaboraciones con otros grupos y la potenciación de la solicitud de becas en investigación básica post-MIR.
Según la Dra. Ana Mañas, jefa del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Universitario La Paz, ex presidenta de la SEOR y presidenta de la Comisión Nacional de la Especialidad de Oncología Radioterápica, la investigación clínica es mejorable y la implicación de los especialistas en Oncología Radioterápica debe seguir creciendo: “queda mucho por hacer en la investigación en cuanto a nuevos fraccionamientos, nuevas tecnologías y la interacción con los fármacos radiosensibilizantes y radioprotectores.
En ese sentido, la Sociedad cree necesario dedicar más horas a la investigación clínica por parte de los servicios, facilitando una mejor organización con la creación de coordinadores, restando horas asistenciales y creando grupos que incluyan control de datos y una enfermera para los ensayos clínicos.
Igualmente, señala la Dra. Mañas, “el parque tecnológico debe ser renovado periódicamente. Se estima que un acelerador lineal tiene una vida media de 10 años, por lo que deben de actualizarse periódicamente. Además, la investigación y los progresos tecnológicos son tan rápidos que siempre hay alguna tecnología que podamos implementar”.
 

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter