Estudios de la SEMI ayudan a identificar precozmente las enfermedades autoinmunes sistémicas y tomar medidas preventivas y terapéuticas

22/11/2013

 semi logo congreso


  • Cada vez más datos demuestran la importancia de factores externos como el estrés, la dieta, el tabaco o el riesgo vascular en la gravedad de estas patologías
  • Los nuevos conocimientos han contribuido a desarrollar conceptos como la evaluación de la calidad de vida, el riesgo en el embarazo, la morbilidad, el daño crónico acumulado y la pérdida de masa ósea
  • El internista es el médico referente para el manejo de estas patologías, gracias a su visión integral del paciente, y es el encargado de coordinar a otros especialistas para para formar equipos multidisciplinares
  • Las terapias biológicas empiezan a apuntar a la consecución de un reto terapéutico hasta ahora no logrado: el control de la actividad autoinmune de estas enfermedades sin la necesidad de usar corticoides
Málaga, 22 de noviembre de 2013. Las enfermedades autoinmunes sistémicas (EAS) son patologías crónicas y pluripatológicas en las que el propio sistema inmunológico daña a diferentes órganos como el cerebro, los riñones, los pulmones, el corazón o la vista, una situación que puede conllevar situaciones clínicas graves con una alta mortalidad.
Entre ellas, las más frecuentes son el lupus eritematoso sistémico -la más conocida y que padece una de cada 10.000 personas en nuestro país-, el síndrome de Sjögren -que afecta al 0.5% de la población-, la esclerodermia, las miopatías inflamatorias, la enfermedad de Behçet, la sarcoidosis y las vasculitis sistémicas -algunas de estas son consideradas enfermedades raras al afectar a una de cada 100.000 personas-.
La Medicina Interna es fundamental en el manejo y control de estos pacientes, porque el eje de la especialidad es, precisamente, la visión integral del paciente más allá del órgano afectado. Así lo afirma el doctor Manel Ramos-Casals, coordinador del Grupo de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas (GEAS) de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), que se celebra su Congreso Nacional del 21 al 23 de noviembre en Málaga. “Es el internista el que puede ofrecer una visión integral del paciente, junto con su capacidad para coordinar e incorporar a otros especialistas para formar equipos multidisciplinares. Esto le confiere la capacidad para evaluar al paciente en su conjunto, coordinar la asistencia y ser el médico referente de estas patologías”, indica.
Los nuevos conocimientos en estas enfermedades, tanto clínicos como terapéuticos, desarrollados por internistas españoles a lo largo de las últimas tres décadas, han contribuido a desarrollar conceptos tan importantes como la evaluación de la calidad de vida, el riesgo durante el embarazo, la morbilidad, la cuantificación del daño crónico acumulado, el riesgo vascular y la pérdida de masa ósea. La colaboración estrecha con especialidades como la nefrología, la obstetricia o la oftalmología, entre otras, es fundamental para el seguimiento adecuado de estos pacientes.
Los registros multicéntricos ayudan a identificar y tomar medidas preventivas
La mayoría de estas enfermedades son poco frecuentes y para su abordaje es esencial el trabajo multicéntrico de los hospitales con mayor experiencia. Por ello, el GEAS, que integran más de 600 internistas, tiene como principal objetivo en investigación trabajar en red con el fin de disponer del mayor número de pacientes para su estudio y caracterización.
Concretamente, en este Congreso se presentan los resultados que se están obteniendo sobre estas enfermedades en los registros nacionales coordinados desde el Grupo, a través del análisis detallado de cerca de 6.000 pacientes con lupus eritematoso sistémico, esclerosis sistémica, síndrome de Sjögren primario, vasculitis sistémicas, miopatías inflamatorias, enfermedad de Behçet, sarcoidosis y amiloidosis. Según el Dr. Ramos-Casals, “este conocimiento está contribuyendo a caracterizar mejor estas enfermedades y definir las pautas de presentación clínicas y epidemiológicas, lo que permitirá identificarlas precozmente y, por tanto, poner en marcha las medidas preventivas y terapéuticas necesarias para mejorar la calidad de vida y el pronóstico del paciente”.
En ese sentido, cada vez son más los datos que demuestran la importancia de factores externos como el estrés, la dieta, el tabaco, el riesgo vascular, los déficits vitamínicos o las infecciones en la gravedad y pronóstico de estos pacientes.
Las terapias biológicas son ya una realidad
El papel de las terapias biológicas en el tratamiento del paciente con EAS es crucial hoy en día, especialmente en enfermedades como el lupus. La SEMI está trabajando en este aspecto desde el año 2005 mediante el registro BIOGEAS, uno de los más extensos a nivel internacional y que cuenta con más de 500 pacientes tratados con ellas. El principal objetivo, según este experto, “es definir el papel que estas prometedoras terapias puedan tener en la mejoría de la calidad de vida y de la supervivencia del paciente y asegurar, en unos tiempos económicamente difíciles, que su uso consigue ‘añadir’ años de vida a unas enfermedades que reducen la expectativa de vida de quienes las padecen”. Esta experiencia va a impulsar la creación de nuevos protocolos y dispositivos asistenciales en los servicios de Medicina Interna, como guías de práctica clínica, hospitales de día o unidades de consulta rápida.
Por ello, en este Congreso ocupa un papel central el uso de estas terapias. Se va a realizar un Taller Práctico sobre su indicación, su seguridad y eficacia, y se presentará la primera Guía Clínica a nivel internacional sobre el uso del primer fármaco biológico aprobado para el lupus y la presentación de los primeros resultados a nivel nacional del uso de este fármaco en pacientes en diez hospitales españoles. El Dr. Ramos-Casals señala que los resultados empiezan a apuntar a la consecución de un reto terapéutico hasta ahora no logrado: “el control de la actividad autoinmune de estas enfermedades sin la necesidad de usar corticoides, que han sido la base del tratamiento en los últimos decenios a pesar de que los efectos adversos de su uso crónico son la causa de muchas de las complicaciones que pueden verse en el paciente autoinmune”.
Máster en Autoinmunes y Acreditación de Unidades Autoinmunes
A lo largo de 2013, el GEAS ha puesto en marcha dos importantes iniciativas para certificar el papel de los internistas en el manejo de estas enfermedades crónicas y pluripatológicas: la realización de la primera edición del Máster GEAS-SEMI-UB, el primero enteramente online y que consta de seis módulos independientes dedicados exclusivamente a las EAS, y el proceso de acreditación por parte de la SEMI de las Unidades integradas en los servicios de Medicina Interna de toda España, en cuya primera edición se han acreditado un total de 48 unidades que certifican los estándares de calidad asistencial, docente e investigadora requeridos para el desarrollo de una atención médica centrada en el paciente autoinmune.
 

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter