Expertos relacionan bajos niveles de vitamina D con una mayor incidencia de enfermedades como cáncer, diabetes o esclerosis múltiple

18/02/2013

 

  • La mayoría de las células tiene receptores para la vitamina D por lo que ésta es capaz de actuar sobre el sistema inmunitario, el sistema nervioso o el sistema renina-angiotensina.
  • El estatus de vitamina D tiene más implicaciones para la salud que las conocidas tradicionalmente. Sus niveles adecuados son esenciales para el crecimiento normal, el desarrollo y la salud durante el ciclo vital.
  • Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente un billón de personas tiene niveles de vitamina D inferiores a las recomendadas. En España, el porcentaje varía entre el 47% y el 94% de la población.
  • Esta vitamina abunda en los pescados marinos grasos como los arenques, el salmón o las sardinas e incluso en los aceites de hígado de pescado.
  • En la actualidad cada vez hay en el mercado más alimentos fortificados con vitamina D, incluidas las fórmulas lácteas infantiles, lo que puede ayudar a mejorar sus niveles.
  • Se calcula que la exposición de la cara y las manos a la luz solar durante 15 minutos tres veces a la semana puede proporcionar cantidades adecuadas de vitamina D, aunque también depende de la latitud, el tipo de piel, la edad, el género y el grado de adiposidad.
FINUT-BLANCO-CMYKLos expertos relacionan bajos niveles de vitamina D con una mayor incidencia de enfermedades como distintos tipos de cáncer, la enfermedad inflamatoria intestinal, la esclerosis múltiple, la hipertensión, la diabetes o la artritis reumatoide. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente un billón de personas tiene ingestas de esta vitamina inferiores a las recomendadas. En España, el porcentaje varía entre el 47% y el 94% de la población.
El estatus de vitamina D tiene más implicaciones para la salud que las conocidas tradicionalmente. Sus niveles adecuados son esenciales para el crecimiento normal, el desarrollo y la salud durante el ciclo vital.
“Debe tenerse en cuenta que la mayoría de las células tienen receptores para la vitamina D, lo que pone en evidencia su importante papel en el funcionamiento del organismo y el metabolismo”, explica la Profª Rosaura Leis, Profesora Titular de Pediatría de la USC y Coordinadora de la Unidad de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica del Hospital Clínico Universitario de Santiago. “En este sentido –aclara esta experta- la vitamina D es capaz de actuar sobre el sistema inmunitario, el sistema nervioso o el sistema renina-angiotensina. De hecho, se ha relacionado la presencia de niveles bajos de vitamina D con la mayor incidencia de enfermedades como distintos tipos de cáncer, la enfermedad inflamatoria intestinal, la esclerosis múltiple, la hipertensión, la diabetes o la artritis reumatoide”.
Con el objetivo de llevar a cabo una actualización sobre la materia, expertos nacionales e internacionales se reúnen en el workshop titulado ‘Una revisión de los conocimientos actuales sobre la vitamina D’,  de la serie “Camino al Congreso Mundial de Nutrición 2013”, organizado por la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT), con la colaboración de Puleva, y dirigido por el Prof. Ángel Gil, Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular II de la Universidad de Granada y los profesores Rosaura Leis, Profesora Titular de Pediatría, y Rafael Tojo, Catedrático de Pediatría de la Universidad de Santiago de Compostela. El acto ha contado con la participación de los doctores Steven A. Abrams, Manuel Caamaño, José Castillo, Ibrahim Elmadfa, Juan José Gómez Reino, Rafael López, Luis Moreno, Antonio Mouriño y Román Pérez, y ha tenido lugar en el Aula Magna Roberto Novoa Santos del Hospital Clínico Universitario de Santiago-Universidad de Santiago de Compostela.
Con el fin de promover hábitos saludables, la Fundación Iberoamericana de Nutrición organiza actividades como la exposición “Nutrición, impulso vital”, que abrirá sus puertas en mayo del 2013 en el Parque de las Ciencias de Granada, para, posteriormente, convertirse en itinerante por distintas ciudades del resto de Iberoamérica. Esta exposición se realizará en el contexto del importante XX IUNS Congreso Internacional de Nutrición que se celebrará en Granada en septiembre de 2013 y al que se espera que acudan alrededor de cuatro mil profesionales relacionados con las Ciencias de la Nutrición y Alimentación.
La vitamina D y su presencia en alimentos
Actualmente se considera que la vitamina D es más que una vitamina, una hormona. Al no ser muy abundante en la dieta, se le añade a varios alimentos en distintos países y su deficiencia es frecuente en invierno en aquellos lugares en los que los períodos de tiempo sin sol son largos”, explica el Prof. Ángel Gil, Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular II de la Universidad de Granada.
A este respecto, la Profª Rosaura Leis aclara que “la vitamina D abunda en productos animales, concretamente en los pescados marinos grasos como los arenques, el salmón o las sardinas e incluso en los aceites de hígado de pescado. También puede encontrarse, aunque en menor cantidad, en la carne bovina, la mantequilla y los aceites vegetales, mientras que las plantas, las frutas y los frutos secos apenas la contienen. En la actualidad cada vez hay en el mercado más alimentos fortificados con vitamina D, incluidas las fórmulas lácteas infantiles, lo que puede ayudar a mejorar sus niveles”.
Aunque el consumo de vitamina D en la dieta es poco probable, los expertos no descartan que se produzcan ingestas altas procedentes de suplementos vitamínicos. “Dosis excesivas de vitamina D producen una calcificación de tejidos blandos como el riñón y el cerebro, con producción de hipertensión arterial  y/o insuficiencia renal, apunta el Prof. Ángel Gil.
Recomendaciones de los expertos
La principal fuente de vitamina D para la mayoría de los seres humanos es la endógena, es decir, la exposición diaria a la luz del sol. Según los expertos, se calcula que la exposición de la cara y las manos a la luz solar durante 15 minutos tres veces a la semana puede proporcionar cantidades adecuadas de vitamina D, aunque también depende de la latitud, el tipo de piel, la edad, el género y el grado de adiposidad.
 

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter