Internistas y médicos de familia demandan cambios a los sistemas sanitarios para atender la creciente prevalencia de las enfermedades crónicas

20/01/2011

Conferencia Nacional para la Atención al Paciente con Enfermedades Crónicas •La mayor esperanza de vida, los nuevos tratamientos y los avances diagnósticos han convertido estos problemas de salud en un reto sanitario
•Actualmente las personas que padecen múltiples enfermedades crónicas son la principal causa del gasto sanitario, ya que suponen las dos terceras partes del mismo
•El objetivo es evitar que se consuma la mayor parte de los recursos del Sistema Nacional de Salud y favorecer su sostenibilidad
•Por primera vez, profesionales e instituciones sanitarias de las distintas Comunidades Autónomas aúnan esfuerzos para facilitar el desarrollo de Planes Integrales para la Atención al Paciente Crónico
•Los Programas de Atención al Paciente Crónico se dirigen a mejorar los hábitos de vida y los conocimientos de los afectados sobre su enfermedad, lo que se traduce en una mayor respuesta al tratamiento
 En la Unión Europea  el porcentaje de personas mayores de 65 años pasará de un 16,1 % en el año 2000 a un 27,5% en el 2050. Nuestro país, junto a Italia y Japón, está a la cabeza en envejecimiento de la población a nivel mundial, estimándose que para dentro de 40 años cerca del 35% de la población española superará los 65 años. Conscientes de esta realidad, la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) han organizado la primera Conferencia Nacional para la Atención al Paciente con Enfermedades Crónicas, en colaboración con el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, y junto a las Consejerías de Salud de la Junta de Andalucía, de la Comunidad Valenciana y del País Vasco.
Esta iniciativa da cita en Sevilla a autoridades sanitarias, clínicos y gestores de las diferentes comunidades autónomas para definir cuáles deben ser en nuestro país las líneas estratégicas a seguir frente a las enfermedades crónicas. Para  el doctor Josep Basora, presidente de semFYC, la conferencia representa un auténtico hito por su carácter pionero. “Nunca antes profesionales sanitarios y representantes de las administraciones sanitarias habían coincidido en una jornadas monográficas sobre crónicos. Y es que el reto sanitario que representa hoy la atención a estas enfermedades, supone, por un lado, actuar de forma proactiva sobre los factores que influyen en su aparición, y, por otro, tal y como reconoce la Organización Mundial de la Salud (OMS), subrayar la actitud activa que debería tener el paciente en todos los procesos relacionados con las enfermedades crónicas”.
En palabras del doctor Javier García Alegría, presidente de la SEMI, “la celebración de esta conferencia nacional constituye una alianza de los ciudadanos, profesionales y administraciones para la atención al paciente con enfermedades crónicas". "El sistema de salud no está preparado para afrontar los retos asistenciales actuales, y esta situación se va a agravar en un futuro cercano, por las predicciones demográficas y su asociación al envejecimiento, la cronicidad y la polipatología. Ahora es el momento de afrontar estos problemas y cambiar el paradigma asistencial actual con una prestación multifragmentada y una orientación exclusiva a enfermedades. El sistema sanitario en España debe realizar cambios para afrontar los problemas derivados de la cronicidad ", subraya el doctor García Alegría. Enfermedades crónicas en cifras La Encuesta Nacional de Salud de 2006 ya evidenció una media de 2,8 problemas o enfermedades crónicas entre los 65 y 74 años de edad, alcanzando un promedio de 3,23 en los mayores de 75 años. Por tanto, el envejecimiento de la población y el aumento de la prevalencia de estas patologías en los últimos años demandan la necesidad de un cambio en los sistemas sanitarios.
“A pesar de ello”, indica el doctor Manuel Ollero, coordinador del Comité Organizador de la Conferencia, “los sistemas de salud no cambian al mismo ritmo que lo hace la realidad sanitaria. El aumento de la cronicidad y la pluripatología plantea grandes desafíos tanto a profesionales clínicos como a gestores y políticos. En España, el cambio de orientación es fundamental, ya que si no se da respuesta a estas necesidades podría estar en juego la sostenibilidad de nuestro sistema actual de salud. De tal manera, que el hecho de que un paciente padezca múltiples enfermedades crónicas justifica el protagonismo de los profesionales polivalentes, tanto en atención primaria como especializada”.
Actualmente, las enfermedades crónicas son, además del principal motivo de muerte y discapacidad en el mundo, la primera causa de gasto sanitario en nuestro país, en concreto, suponen dos terceras partes del mismo, ya que los costes en los pacientes con más de una enfermedad crónica llegan a multiplicarse por seis. Una situación que supone un reto para los profesionales y para el Sistema Sanitario, que está diseñado para dar respuesta a los procesos agudos, aquellos que se diagnostican, se tratan y se curan en un breve periodo de tiempo. “Las patologías crónicas”, explica el doctor Domingo Orozco, coordinador del Comité Organizador de la Conferencia, “son enfermedades que duran 20, 30 ó 40 años y en las que el paciente requiere un importante nivel de información, que no es necesario en otro tipo de problemas de salud. Asimismo, en su atención se producen situaciones muy distintas que suponen un continuo reto para el profesional”.
Paciente crónico, experto y responsable Los médicos apelan a un sistema de atención basado en la prevención y en el autocuidado como eje fundamental del nuevo modelo sanitario, lo que implica devolver la responsabilidad a los ciudadanos en el cuidado de su salud, a través de su formación y educación.
El paciente experto es un paciente crónico, que conoce y entiende su enfermedad, que se responsabiliza de su salud y que además quiere estar bien informado. Asimismo, tiene una actitud proactiva para poder adaptarse a los cambios necesarios para tener una mejor calidad de vida. A veces incluso se implica en promover esta actitud a otras personas con el mismo problema de salud. En opinión del doctor Orozco, no siempre es el profesional el que más motiva. “En muchos casos es más efectivo que se lo cuente alguien que está en la misma situación”.
Pero sin duda, como afirma el doctor Ollero, “el paciente está cambiando. Vivimos un momento de transición de un paciente más pasivo a otro más activo y nosotros debemos estar preparados para ello”.
Un nuevo modelo organizativo del sistema sanitario El objetivo de este Encuentro es, por un lado, elaborar un Documento de Consenso que recoja y desarrolle las líneas básicas de actuación a seguir en los próximos años y, por otro, firmar la “Declaración de Sevilla para la Atención al Paciente con Enfermedades Crónicas”, en la que se resuman las principales estrategias propuestas. Ambas iniciativas se dirigen a impulsar el desarrollo, en las distintas Comunidades Autónomas, de Planes Integrales para la Atención al Paciente con Enfermedades Crónicas en los que se promueva un sistema de atención basado en la integralidad, la continuidad de la atención y la intersectorialidad, reforzando el paradigma de un paciente informado y comprometido, que asume el protagonismo en el manejo de su enfermedad.
Los cambios necesarios se deberían centrar en seis líneas estratégicas:
1)Cambios en las actividades organizativas del sistema de salud. Para lo que se precisa compromiso por parte de las autoridades para desarrollar un marco estratégico y un esquema de financiación que facilite un enfoque poblacional, con herramientas informáticas que permitan la segmentación de la población en función del riesgo, con un sistema de información para su evaluación y mejora, y la existencia de contratos-programa y del desarrollo de políticas socio-sanitarias e intersectoriales.
2)Potenciación de la salud comunitaria que permita definir estrategias en los planes de salud, alianzas entre los agentes de la Comunidad y facilitar el uso por los pacientes de recursos complementarios al sistema, como son los existentes en la comunidad.
3)Cambios necesarios en el modelo asistencial. Esto implica una atención más centrada en el paciente, con una mayor definición de roles y competencias profesionales adecuadas a la cronicidad, la potenciación del trabajo en equipo  multidisciplinar, y una mayor integración y continuidad asistencial.
Potenciar el seguimiento activo del paciente, utilizando las nuevas tecnologías para evitar las visitas ineficaces (España tiene la frecuentación en Atención Primaria más alta de Europa con 9 visitas/persona/año), favorecer la interacción entre pacientes y profesionales y promover la gestión clínica de la cronicidad, mediante un sistema de incentivos basado en indicadores clínicos.
4)Apoyo al autocuidado. Lo que incluye iniciativas para facilitar la evaluación de la autocompetencia por el propio paciente, y por el cuidador cuando resulte necesario; potenciar la educación terapéutica desde enfermería; la activación psicosocial; el desarrollo de herramientas para facilitar el autocuidado; o impulsar la toma de decisiones compartidas entre profesionales y pacientes.
5)Apoyo a la toma de decisiones por los profesionales. Para ello se requieren estrategias que faciliten el uso en la práctica clínica de guías y protocolos compartidos entre los diferentes entornos asistenciales (Hospital, Atención Primaria); el desarrollo de iniciativas dirigidas a la evaluación y mejora de la competencia profesional; habilitar vías de comunicación fluidas para facilitar la consultoría entre profesionales en el ámbito clínico, pero también para resolver la problemática social y la aplicación de los valores de la bioética en la toma de decisiones clínicas.
6)Potenciación y mejora de los sistemas de Información Clínica que permitan que la información sirva realmente para mejorar la práctica clínica. La integración de la información clínica del paciente en una historia clínica informatizada única, que sea compartida por todos los profesionales que atienden al paciente crónico y que facilite la comunicación entre profesionales, evitando la duplicidad de pruebas.
Tanto SEMI como semFYC consideran necesario reforzar el papel de los profesionales del primer ámbito asistencial (médicos de familia y personal de enfermería) y crear equipos multidisciplinares. En el ámbito médico, es clave la alianza de internistas en el hospital y de médicos de familia en Atención Primaria con el fin de favorecer el modelo asistencial integral que garantice la continuidad de la atención que esta nueva realidad demanda.
Para más información: Mónica Villegas / Luis Pardo / Mónica Llorente   Planner Media       Tfno.: 91 787 03 00     
María Gallardo Berbés Asociados Tfno.: 91 563 23 00
 

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter