La hipoxia se convertirá en un biomarcador determinante en la planificación del tratamiento en Oncología Radioterápica

20/05/2013

LOGO SEOR buena


  • Según los expertos, desde hace muchos años se conoce el gran impacto que la hipoxia tiene en la respuesta a la radiación de los tumores, pero esto apenas ha tenido trascendencia en la práctica clínica diaria. Esta situación cambiará en el próximo futuro
  • La especialidad en España cuenta con grupos muy activos y con un reconocimiento internacional en braquiterapia, radioterapia intraoperatoria y SBRT
  • En opinión de los expertos, la resonancia magnética acabará introduciéndose en la rutina diaria y físicamente en los propios Servicios de Oncología Radioterápica de los hospitales españoles
Más de 3.000 profesionales de la oncología se han reunido, por segundo año consecutivo en el II ESTRO Forum de la Sociedad Europea de Oncología Radioterápica (ESTRO) con el fin de poner al día y presentar las últimas novedades europeas en cuanto a ensayos clínicos y tecnología de la especialidad médica.
Una de las características de este Congreso, además de su carácter internacional es la multidisciplinariedad de los ponentes y participantes ya que se han reunido oncólogos, biólogos, radiofísicos y técnicos de radioterapia.
Entre los muchos temas destacados durante las jornadas cabría destacar dos, uno de aspecto técnico y otro biológico. El primero de ellos se centra en la planificación de tratamiento, dándole importancia a la optimización basada en imagen funcional así como la consideración de las incertidumbres geométricas en el propio proceso de planificación del tratamiento. Según el Doctor Luis Perez Romasanta, jefe de servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Universitario de Salamanca, “ambos son terrenos cuya evolución permitirá cambiar el modo de planificar los tratamientos y adaptándolos mejor a las características concretas de cada paciente”. Además hubo varias ponencias sobre temas tan importantes como el tratamiento con Radioterapia estereotáxica extracraneal (SBRT), la enfermedad oligometastásica (metástasis en zonas localizadas) y numerosas comunicaciones sobre cáncer de próstata. El Doctor Ferrán Guedea, jefe de Servicio de Oncología Radioterápica del  Instituto Catalán de Oncología (ICO) destaca que, “resultó particularmente interesante un cuso precongreso que hablaba de la braquiterapia focal en el cáncer de próstata, un campo nuevo que investiga la radiación en sólo una parte de la próstata y no en toda”.
Tendencias de la especialidad
Las conclusiones desprendidas del congreso también se dividen en las áreas técnica y biológica. En el orden técnico, El Dr. Pérez Romasanta destaca la necesidad, en un futuro próximo, de la incorporación de la imagen médica para la realización de una radioterapia optimizada que llegue mejor al tumor concreto; que sea personalizada adecuando el tratamiento al paciente y su tumor, caracterizado convenientemente con biomarcadores; y adaptada a los cambios inducidos por el propio tratamiento en el tumor y en los tejidos sanos. El experto considera que “la resonancia magnética, acabará por introducirse en la rutina diaria, y tal vez también, físicamente, en los propios Servicios de Oncología Radioterápica de los hospitales españoles”. “La radioterapia avanzada no podrá realizarse en el próximo futuro sin contar con equipos  y profesionales expertos en las más sofisticadas modalidades de imagen médica digital”, añade.
Por su parte, en el plano biológico, cabría destacar la hipoxia, un biomarcador destacado por su valor predictivo y que es considerado como un buen elemento de guía para la planificación. Según los expertos, desde hace muchos años se conoce el tremendo impacto que la hipoxia tiene en la respuesta a la radiación de los tumores, pero esto apenas ha tenido trascendencia en la práctica clínica diaria, salvo en muy pocos centros. El Dr. Pérez Romasanta considera que, “en el futuro inmediato comenzará el reclutamiento de pacientes en ensayos clínicos de la EORTC (European Organization for Research and Treatment of Cancer) con radiosensibilizadores de células hipóxicas. Todo esto gracias a la constancia y la tenacidad de investigadores europeos que han conseguido diseñar y organizar estos estudios sin ningún soporte de la industria farmacéutica”. Por su parte el Dr. Guedea considera que “cada vez resulta más necesaria la integración de fármacos con el tratamiento radioterápico para poder avanzar y conseguir mejores resultados día a día”.
La presencia española en el Congreso
A pesar de que la presencia española en el II ESTRO Forum ha sido modesta, se espera mayor participación nacional en futuras ediciones, este año ha habido 50 participantes españoles y 44 presentaciones tanto orales como de posters.
Para describir la situación de la especialidad en España respecto al resto de Europa, el Dr. Pérez Romasanta lo compara con una carrera ciclista: “nos encontramos en la parte de atrás del pelotón intentando no quedarnos rezagados. Desde luego, no estamos en el grupo de escapados,”. Países europeos con menores recursos económicos desarrollan una actividad científica envidiable. Eso sí, las facetas en las que existen grupos muy activos con un reconocimiento internacional son braquiterapia, radioterapia intraoperatoria y SBRT. Además, el Dr. Guedea destaca que “durante la reunión de las Sociedades Nacionales Europeas se alabó el ejemplo formativo implantado en la SEOR como modelo donde la formación de los cursos de la ESTRO se ha integrado dentro de la formación organizada por la Escuela Española de Oncología Radioterápica (EEOR). De esta manera se evitan repeticiones y duplicidades temáticas”.
 

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter