La historia clínica unificada, clave para evitar duplicidades, reducir errores y mejorar la calidad de la asistencia sanitaria

15/04/2013

PortadaPrograma

Los expertos reunidos en el marco del V Congreso Nacional de Atención Sanitaria al Paciente Crónico analizan el uso de las TIC en el SNS

 
En algunas patologías, como la diabetes 2, la calidad de los controles mediante las nuevas tecnologías de la comunicación e información puede ser incluso mejor que en la clásica visita presencial
 
  • Las nuevas tecnologías de la comunicación e información (TIC) facilitan el trabajo y la coordinación asistencial y aportan beneficios relevantes, tanto en la eficacia de tratamientos y cuidados como en la seguridad del paciente
 
Las nuevas tecnologías de la comunicación e información (TIC) se han convertido en herramientas básicas en la atención sanitaria, ya que facilitan la comunicación y la coordinación asistencial y aportan beneficios relevantes, tanto en la eficacia de tratamientos y cuidados como en la seguridad del paciente. Así se ha puesto de manifiesto en el V Congreso Nacional de Atención Sanitaria al Paciente Crónico, celebrado en Barcelona bajo el lema De la enfermedad a la persona” con el fin de dar respuesta a la atención de las enfermedades crónicas, principal causa del gasto sanitario.
 
Organizado por la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), en colaboración con el Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya, el Congreso ha sido clausurado el sábado 13 de abril con un acto oficial con la intervención del director general de Planificaicó i Recerca en Salut de la Generalitat de Catalunya, Carles Constante; el presidente del Comité Organizador del Congreso, el Dr. Albert Ledesma; el presidente del Comité Científico del Congreso, el Sr. Joan Carles Contel; y la presidenta del Comité Científico de la Asociación Española de Enfermería en Cuidados Paliativos (AECPAL), la Dra. Lourdes Guanter.
 
Dentro de estas nuevas tecnologías, los expertos subrayan la importancia de la historia clínica unificada. Para el Dr. Emilio Casariego, vicepresidente primero de la SEMI, supone una revolución asistencial. “La historia clínica electrónica es clave para que el profesional sanitario disponga de todos los datos en el punto donde toma una decisión con un paciente. Gracias a la historia clínica unificada cualquier profesional  puede disponer de toda la información precisa en otro hospital, en otra provincia o en otra Comunidad. Sin duda contribuye a evitar duplicidades, reducir errores y a mejorar la calidad de la asistencia”, señala. “La receta electrónica supone también un cambio sustancial, y por razones similares. Sus beneficios clínicos son notables y el tiempo les irá dando aún mayor valor”, añade.
 
En la misma línea, el Dr. Domingo Orozco, vicepresidente de la semFYC, redunda en la importancia de la historia clínica unificada. “Con frecuencia el paciente crónico tiene varias patologías, por lo que necesita la atención de diversos profesionales (enfermería, medicina, etc.) y especialistas (por ejemplo, en el caso de la diabetes puede requerir acudir al oftalmólogo, neurólogo, cardiólogo…). Por ello, manejar una historia clínica única entre los profesionales, es decir que dispongamos de una única plataforma de registro de la atención clínica al paciente, es una de nuestras recomendaciones principales”, apunta.
 
Actitud proactiva del paciente
Los sistemas que ayudan a compartir la información y actuar de forma proactiva obtienen resultados muy positivos, por ejemplo evitando descompensaciones. De hecho, datos de un estudio con 3.000 pacientes realizado en Reino Unido demuestran una reducción del 40% de la mortalidad, gracias a estos sistemas.
 
La Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad en el Sistema Nacional de Salud (SNS) que se aprobó en octubre de 2012 incluye como uno de sus objetivos la iniciación y evaluación de estas nuevas tecnologías, en términos del beneficio que pueden aportar al paciente y al sistema. “Hoy por hoy debemos definir qué tipo de tecnología, en qué condiciones y en qué patologías son más eficaces y eficientes”, asegura el Dr. Orozco.
 
Las TIC pueden ser de enorme utilidad, tanto para los pacientes como para el sistema sanitario.  “En la relación entre profesionales y pacientes –señala el Dr. Orozco-, las nuevas tecnologías nos permiten compartir más información con el paciente y, por tanto, saber mejor su estado evolutivo, lo que también facilita que éste sea más autónomo. Por ejemplo, un paciente hipertenso o diabético puede ir registrando sus valores de tensión o de glucosa y esa información se integrará directamente en su historia clínica sin necesidad de llamadas, o visitas presenciales”. Asimismo, se establecen unas alertas que avisan a los profesionales cuando los valores no entran dentro del rango de normalidad y permite una mayor pro actividad por parte del equipo de salud.
 
Además, las experiencias actuales del uso de las TIC prueban una baja tasa de abandono por parte de los pacientes mayores. Hay que tener en cuenta que es el paciente y su entorno (su mujer / marido, hijos, el cuidador) quienes las utilizan, y que el diseño está especialmente pensado para esta población (tamaño de letra, iconos, fácil de manejar).
 
Los pacientes crónicos, sobre todo si son pluripatológicos, con mucha frecuencia requieren de múltiples tratamientos y cuidados. Por ello, como beneficios del uso de las TIC, el Dr. Emilio Casariego enumera como primer aspecto a considerar que el aprendizaje, por el paciente y con frecuencia por sus cuidadores, no siempre es sencillo. Un contacto estrecho, accesible desde el domicilio del paciente, es un apoyo innegable y muy útil. Un segundo factor es la posibilidad de consultar dudas o atender imprevistos en el momento en que se producen evitando desplazamientos. En tercer lugar, como ya se ha demostrado para algunas patologías como la diabetes 2, la calidad de los controles puede ser incluso mejor que en la clásica visita presencial. Por último, evita múltiples consultas presenciales, que en ocasiones suponen un gran esfuerzo para el paciente. Esta alternativa de consulta reduce el número de desplazamientos. Además tranquiliza al paciente y la familia al saber que la información generada en el domicilio (tensión arterial, glucemia, peso, cuestionarios de salud) es recibida por su equipo de salud que valorará la necesidad de una intervención evitando la incertidumbre de que hacer del familiar o del paciente ante cifras alteradas.
 
Por tanto –concluye el Dr. Casariego-, ayudar, enseñar, controlar,…. son acciones al alcance de estas tecnologías, acercando los cuidados al domicilio del paciente y reduciendo visitas a los centros sanitarios, no siempre imprescindibles de forma presencial”.
 
En definitiva estas herramientas pueden facilitar tanto el cumplimiento terapéutico como la vida diaria del paciente, permiten mejorar la información del paciente y su entorno sobre la enfermedad y la comunicación con el profesional sanitario. No deben ser vistas como un fin en sí mismo sino como un medio. Su valor y beneficio para el paciente es mejorar la información y comunicación para un seguimiento más proactivo.
 
En este sentido, el Dr. Orozco afirma que es preciso tener en cuenta costes intangibles como la calidad de vida del paciente y del entorno familiar. Así, evitar un ingreso hospitalario es importante no sólo por los costes, sino por parámetros como las horas pérdidas del paciente y su familia, dedicación, estrés, entre otros aspectos a valorar.

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter