La tasa proporcional de fracturas de cadera anuales en España se estabiliza e incluso podría estar disminuyendo

25/04/2013

Sin título 


  • Aunque el número de fracturas de cadera no ha dejado de aumentar en España en los últimos años por el aumento de la esperanza de vida, el porcentaje por franjas de edad muestra que este crecimiento desaparece o incluso podría estar cayendo
  • Una de cada tres mujeres españolas mayores de 50 años sufrirá una fractura por osteoporosis a lo largo de su vida
  • Esta enfermedad crónica causa en España alrededor de 40.000 fracturas de cadera cada año (unas 100 cada día) y más de 100.00 fracturas vertebrales
  • En España más de 2,5 millones de personas sufren algún problema de osteoporosis; de ellos el 25 % son hombres
  • El Grupo de Osteoporosis de la SEMI tiene previsto desarrollar un Registro Nacional sobre fracturas atípicas de fémur para conocer las características y la verdadera relevancia de este problema en nuestro país
Madrid, 25 de abril de 2013.- Una de cuatro mujeres y uno de cada diez hombres por encima de los 50 años padece osteoporosis en España, una enfermedad crónica que causa en nuestro país alrededor de 40.000 fracturas de cadera al año (unas 100 fracturas al día), y más de 100.00 fracturas vertebrales. Se calcula que una de cada tres mujeres españolas mayores de 50 años sufrirá una fractura por este motivo a lo largo de su vida.
Se trata de una enfermedad que en muchos casos puede ser asintomática, por lo que los especialistas la denominan como una “verdadera ‘epidemia silenciosa’ que en España sufren más de más de 2,5 millones de personas, el 25% de las cuales son hombres”.
Así lo indica el doctor José Manuel Olmos Martínez, coordinador del Grupo de Trabajo de Osteoporosis (GTO) de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), en el marco de la IX Reunión de Osteoporosis que se celebra en Madrid el 26 de abril con la presencia de más de 100 especialistas.
Fracturas de cadera
El número de fracturas de cadera no ha dejado de aumentar en España en los últimos años, debido fundamentalmente al aumento de la esperanza de vida de la población. Sin embargo, según indica el Dr. Olmos, “cuando se analiza la tasa de incidencia anual ajustada por edad se observa que este crecimiento desaparece o incluso se podría estar invirtiendo. Por ejemplo, en un estudio llevado a cabo en Cantabria se observó que entre 1988 y 2002 aumentó un 50% el número de fracturas, aunque la tasa de incidencia no mostró cambios valorando la incidencia según tramos de edad. Esta situación parece estar incluso invirtiéndose en los últimos años, aunque estos datos todavía no han sido publicados”. En otro estudio llevado a cabo en Gran Canaria, se observó que la incidencia de fractura de cadera se mantuvo relativamente estable durante el periodo de 2007 a 2011.
Algo similar está ocurriendo en otros países de nuestro entorno; en la mayoría de los países desarrollados de Europa, y también en América y Oceanía, la tasa de fractura de cadera parece haberse estabilizado o incluso revertido en las dos últimas décadas respecto a su incidencia en la segunda mitad del siglo pasado. Según el coordinador del grupo de la SEMI, “no se conocen con exactitud las causas de este fenómeno, pero cabe la posibilidad de que pueda guardar relación con la introducción de algunos fármacos que son eficaces para prevenir la fractura de cadera”.
Entre los principales avances en esta enfermedad, además de los nuevos medicamentos que destacan por su eficacia y cómoda forma de administración (cada seis meses por vía subcutánea), se encuentra en fase de estudio un anticuerpo monoclonal dirigido contra una sustancia que frena la formación ósea y otra sustancia que bloquea a una enzima que interviene en la destrucción del hueso. Por otra parte, señala el Dr. Olmos, “se han identificado una serie de variantes genéticas que se asocian al riesgo de fractura, lo que podría abrir nuevas perspectivas terapéuticas”.
Por todo ello, esta reunión de la SEMI tiene por objetivo realizar una puesta al día sobre algunos dilemas que se plantean con frecuencia en el tratamiento de la osteoporosis en la práctica clínica diaria, como el perfil del paciente al que tratar, la duración de dicho tratamiento o la valoración de la respuesta. Entre los objetivos concretos de esta jornada también está el de actualizar los conocimientos acerca de un tema controvertido como es el de los niveles de vitamina D que se consideran adecuados, tanto en la población general como en los pacientes con osteoporosis.
Durante esta reunión también se actualizan las actividades desarrolladas por el GTO de la SEMI, entre las que destacan la plataforma OSTEOMED -que recopila los datos de  pacientes de toda España y que tiene como fin conocer el perfil del paciente con osteoporosis y su manejo en Medicina Interna, así como los problemas en el diagnóstico, tratamiento y seguimiento- y el Estudio de Detección de la Enfermedad de Gaucher en pacientes con anemia o trombopenia y con osteopenia u osteoporosis (DEGAUS) para detectar la presencia de esta patología en pacientes osteoporóticos.

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter