Las nuevas tecnologías adquieren un papel relevante en las relaciones sociales de los españoles

20/06/2011

Según los resultados de la publicación ‘Retrato de la Sociedad Española del siglo XXI’ editada por la Fundación Pfizer,
•Para los españoles una vida saludable consiste en una alimentación de calidad, práctica de ejercicio y buenas relaciones personales
•En la juventud existe propensión a la automedicación y se atisba inquietud hacia algunos trastornos psicológicos
•En la madurez destaca la inquietud por las enfermedades raras y no controladas; y en la vejez está muy presente el miedo a padecer Alzheimer
 Las nuevas tecnologías adquieren un papel destacado en las relaciones sociales de los españoles y los medios de comunicación toman protagonismo a la hora de crear estereotipos sociales y de marcar tendencias. Son algunas de las principales conclusiones de la publicación Retrato de la Sociedad Española del siglo XXI, que edita la Fundación Pfizer
Esta publicación ofrece una visión de las preocupaciones, valores y vivencias asociadas a la salud y hábitos de vida de la sociedad de esta primera década del siglo XXI.
Para ello, se ha realizado un estudio cualitativo basado en los testimonios de hombres y mujeres cuya edad oscila entre los 13 y los 75 años, sobre el conjunto de comportamientos y deseos que conforman una vida saludable, tal y como la entienden cada uno de ellos.
La realización de 100 entrevistas divididas en cuatro etapas vitales (adolescencia, juventud, madurez y vejez) da como resultado esta publicación de amena lectura, que pretende identificar los rasgos más destacables de la sociedad actual, y conocer de primera mano sus preocupaciones, valores y vivencias asociadas a la salud y hábitos de vida.
En este sentido, de manera general, los españoles identifican el término salud con un equilibrio entre lo físico y lo mental y relacionan una vida saludable con una alimentación variada y de calidad, la práctica de ejercicio y el enriquecimiento de las relaciones personales. Asimismo, destaca la importancia de la estética para la población, de tal modo que “encontrarse bien pasa porque los otros te encuentren perfecto”. Por su parte, como males de este siglo, los españoles señalan las drogas, los trastornos alimenticios, la depresión, la ansiedad, el estrés, el VIH/Sida, el cáncer y el Alzheimer.
Como rasgos generales, la sociedad española actual se caracteriza por la búsqueda del placer y la evasión del dolor, por fiscalizar el tiempo (la norma es hacer mucho en poco tiempo) y por confiar en la ciencia y en la investigación.
Contrastes generacionales Las diferencias en los valores y pautas de comportamiento vienen marcadas en especial por la edad y los contrastes generacionales. Así, la adolescencia es una etapa de cambios físicos, en la que se cuestiona todo, existe gusto por el riesgo y rozar los límites, y cobra especial importancia gustarse a uno mismo y a los demás. Las mayores inquietudes se relacionan con el miedo a no ser aceptado.
En la juventud se alcanza la mayoría de edad y se suele recuperar una buena relación con la familia, se es reivindicativo y las preocupaciones se centran en la inestabilidad laboral y profesional, y el temor ante el futuro por la incertidumbre que provoca.
La familia es la primera prioridad en la madurez. Este grupo se ve a sí mismo como la generación del cambio, sobre todo las mujeres. Existe una frustración por adquirir demasiadas responsabilidades y tener la sensación de no llegar a tiempo a atender todas y se reivindica una mayor protección del tiempo y del espacio. En cuanto a los hábitos saludables, en esta etapa la realización de ejercicio es más una obligación que un divertimento, disminuye el consumo de grasa, carnes y comida precocinada, y se abandona o se intenta abandonar el hábito del tabaco.
Por último, la vejez en el siglo XXI se caracteriza por ser activa y dinámica. Este colectivo reseña su deseo de no ser “una carga” y sus temores siempre van ligados a la salud y a la familia.
Salud y enfermedad Respecto a las consideraciones sobre la salud y la enfermedad, mientras que para los adolescentes la salud no es un tema de preocupación y acuden pocas veces al médico, en la juventud hay una propensión a la automedicación y comienzan a atisbarse algunos trastornos psicológicos (como el estrés, la ansiedad y la depresión). En la madurez, además de preocuparse por enfermedades como el cáncer, el VIH/Sida o las drogas, destaca la inquietud por las enfermedades raras y no controladas. El miedo a padecer Alzheimer está muy presente en la vejez, etapa en la que se acude con asiduidad al médico y se siguen a rajatabla sus consejos, indicaciones y tratamientos. Fundación Pfizer
Desde 1999, la Fundación Pfizer tiene la misión de mejorar la educación en salud de la población española, a través de la promoción del concepto de envejecimiento saludable, desde cualquier etapa de la vida, como un proceso natural, optimista y dinámico, desarrollando iniciativas que reconozcan y apoyen la investigación, la innovación, el compromiso social y la difusión del conocimiento en salud.  

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter