Los expertos solicitan a las instituciones europeas la inclusión en el cribado neonatal de las inmunodeficiencias primarias

03/02/2015

  • El diagnóstico precoz de estas enfermedades permite iniciar medidas preventivas y diagnósticas, así como organizar el plan de tratamiento, lo que mejora la supervivencia y calidad de vida de los pacientes afectados
  • En el caso de las inmunodeficiencias combinadas severas se ha podido demostrar que el diagnóstico temprano aumenta la supervivencia del 40% al 90%
  • Sevilla es una de las tres únicas ciudades europeas que actualmente aplica programas piloto de cribado para estas patologías con reclutamiento progresivo/prospectivo, junto a Estocolmo (Suecia) y Leipzig (Alemania)
 En la actuaseqclidad existen más de 250 tipos de inmunodeficiencias primarias (IDP), un grupo de enfermedades hereditarias causadas por errores en los genes de las células que conforman el sistema inmunológico, cuya presentación, síntomas, complicaciones y pronósticos son muy variables.
La prevalencia de estas enfermedades es muy difícil de estimar, pues muchas de ellas están infradiagnosticadas, lo que supone un gran problema. Estas patologías tienen en común una fase asintomática en las primeras semanas o meses de vida; posteriormente los pacientes pueden llegar a presentar infecciones atípicas y graves. Esto es debido a que quienes las padecen tienen un sistema inmunológico que carece de uno o varios tipos de tejidos inmunológicos, proteínas o células y, por lo tanto, son más propensos a contraer infecciones, tardan más tiempo en recuperarse y suelen sufrir infecciones recurrentes.
El diagnóstico temprano de las IDP ha demostrado mejorar considerablemente el pronóstico de los pacientes afectados, y por ello, la Sociedad Española de Bioquímica Clínica y Patología Molecular (SEQC) ha organizado el Seminario “Cribado neonatal para la detección precoz de inmunodeficiencias primarias”, en el que se presentan las experiencias en Estados Unidos, diferentes países europeos y a nivel nacional en este campo.
Según afirma el Dr. Olaf Neth, profesor de la jornada y jefe de Sección de Enfermedades Infecciosas e Inmunopatologías de Pediatría del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, “establecer el diagnóstico de forma precoz permite iniciar medidas preventivas (aislamiento, evitar vacunas vivas, administración de profilaxis antibiótica y sustitución de inmunoglobulinas), diagnósticas (confirmación fenotípica y genotípica, consejo genético) y establecer el plan de tratamiento (búsqueda de donante para trasplante de progenitores hematopoyéticos), lo que repercute positivamente en el paciente y su calidad de vida”.
Por ejemplo, en el caso de las inmunodeficiencias combinadas severas se ha demostrado que el diagnóstico temprano aumenta la supervivencia del 40% al 90%.
En el cribado neonatal de las inmunodeficiencias primarias, tal y como destaca este experto, “desde el laboratorio clínico, se realizan todos los pasos del proceso con el máximo rigor, que abarca desde la identificación y clasificación de las muestras hasta la interpretación de los datos y controles periódicos del correcto funcionamiento de los protocolos y del equipo utilizado”.
En este sentido, el laboratorio del Hospital Universitario Virgen del Rocío ha participado con excelencia (100% de aciertos) en una iniciativa del CDC (Centre of Disease Control, Atlanta, EE.UU.) que persigue validar los laboratorios dedicados al cribado neonatal de las IDP.
 Avances en el diagnóstico de las inmunodeficiencias
El único país donde existen programas de cribado para las IDP es EE.UU. De hecho, desde que en el año 2005 se incorporaron de manera rutinaria, han confirmado la sospecha de que muchos pacientes fallecen sin haber sido diagnosticados previamente. Así, los datos obtenidos desde su implementación indican que esta enfermedad es mucho más frecuente (uno de cada 40.000-50.000) de lo que se estimaba antes de realizar el cribado (uno de cada 100.000-150.000).
Sin embargo, a pesar del éxito del cribado para estas patologías en EE.UU., no se llevan a cabo fuera de este país.
A nivel europeo solamente existen tres ciudades que aplican programas piloto con reclutamiento progresivo/prospectivo: Estocolmo (Suecia), Leipzig (Alemania) y Sevilla (España), y “aunque todavía no están operativos, Cataluña y Madrid quieren iniciar proyectos pilotos similares”, explica el experto.
“Hasta ahora -continúa el Dr. Neth- en Europa el mayor avance para detectar algunas IDP, como linfopenias T y B graves (ausencias congénitas de linfocitos T y B), ha sido la descripción de los TRECs y KRECs. Se trata de restos de ADN circulares que resultan del reordenamiento genético necesario para la maduración de los linfocitos T (TRECs) y B (KRECs). Posteriormente se ha desarrollado la tecnología necesaria para poder determinar el número de TRECs y KRECs en el papel secante, lo que permite identificar neonatos con valores bajos de linfocitos T y/o B de forma muy precoz sin daño añadido, ya que se pueden aprovechar las muestras recogidas dentro del cribado neonatal rutinario”.
Primeros datos de un estudio prospectivo español
En enero del año 2014, España inició un proyecto prospectivo de tres años de duración llevado a cabo por el grupo de trabajo multidisciplinar de cribado Neonatal de IDP, formado por miembros del Hospital Virgen del Rocío, el Hospital Virgen del Valme y el Hospital Virgen de la Macarena, los tres de Sevilla.
Durante la jornada “Cribado neonatal para la detección precoz de inmunodeficiencias primarias” se presentan los datos de este primer estudio piloto sobre el cribado neonatal para las inmunodeficiencias en España, que ha analizado muestras de 1.068 neonatos entre enero y mayo del año 2014. Este trabajo multidisciplinario se ha publicado recientemente en la revista Anales de Pediatría, que además le ha dedicado un editorial[1].
Este proyecto tendrá una duración de 3 años y su objetivo es analizar alrededor de 15.000 a 20.000 muestras. Para alcanzar esta cifra, tiene previsto incluir progresivamente otros centros hospitalarios de Andalucía a lo largo de este año.
Asimismo, actualmente se está trabajando en un artículo científico conjunto con los centros de Estocolmo y Leipzig con el objetivo de comunicar la experiencia europea, afirma el Dr. Olaf Neth.
“La primera fase del proyecto ha permitido comprobar el correcto funcionamiento de la metodología y de la infraestructura necesaria para detectar posibles linfopenias congénitas”, explica el especialista. Una vez terminado el análisis completo de la cohorte se determinarán los puntos de corte específicos para la población de los recién nacidos pretérminos y/o de bajo peso. “Esto permitirá el ahorro de recursos y, más importante, la disminución de la ansiedad familiar asociada a recibir un resultado alterado”, subraya.
“Creemos que el cribado neonatal para las IDP será una realidad dentro de pocos años también a nivel europeo –añade-, no solo por el aumento importante en la supervivencia y calidad de vida de pacientes afectados, sino también por los datos del análisis coste-beneficio procedentes de los estudios piloto. Por ello, los expertos solicitan a las instituciones políticas europeas la inclusión del cribado neonatal para las IDP”.
 La SEQC
La Sociedad Española de Bioquímica Clínica y Patología Molecular (SEQC) - fundada en 1976- engloba actualmente más de 2.000 profesionales y tiene como objetivo principal agrupar a todos los científicos interesados en el campo del Laboratorio Clínico, promover la difusión de las publicaciones científicas y técnicas, organizar reuniones, cursos y congresos de carácter nacional e internacional y cooperar con otras Sociedades Científicas. Asimismo, la sociedad quiere contribuir a estudiar y recomendar métodos normalizados y establecer directrices y recomendaciones para la formación en el campo de la Bioquímica Clínica y Patología Molecular.
 
Para más información: www.seqc.es
 
[1]A first pilot study on the neonatal screening of primary immunodeficiencies in Spain: TRECS and KRECS identify severe T- and B-cell lymphopenia. Olbrich P, de Felipe B, Delgado-Pecellin C, Rodero R, Rojas P, Aguayo J, Marquez J, Casanovas J, Sánchez B, Lucena JM, Ybot-Gonzalez P, Borte S, Neth O. An Pediatr. 2014 Nov;81(5):310-7)

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter