Los falsos mitos alimentarios tienden a confundirnos y pueden influir en nuestros hábitos saludables e incluso perjudicarnos

01/03/2011

 
Los hidratos de carbono no engordan, su valor calórico es el mismo que el de las proteínas y deben suponer entre el 50-55% del total de calorías de la dieta
Si se eliminan de la alimentación se puede producir una alteración en los neurotransmisores cerebrales y provocar, especialmente al final de la tarde, una crisis que induzca a comer de forma compulsiva pan, galletas, golosinas u otros alimentos ricos en hidratos de carbono y grasas
Los principales errores en una dieta son: saltarse las comidas, en especial el desayuno, “picotear” entre horas, tomar alimentos que no sacian, optar por dietas milagro que favorecen la pérdida de masa muscular y la recuperación de peso temprana, seguir dietas no adaptadas a cada persona y no cuidar los aspectos psicológicos de la persona, entre otros
El éxito para perder peso de un modo saludable radica en la realización de una alimentación correcta o saludable reduciendo algún alimento y la práctica de ejercicio físico moderado y regular tal como recomienda la campaña “alli y una vida sana funciona”
La fruta de postre y beber agua durante las comidas engorda, los productos Light e integrales adelgazan, etc. Estos son algunos de los falsos mitos alimentarios que se promulgan socialmente y que tienden no sólo a confundirnos sino que pueden influir en nuestros hábitos de vida saludable e incluso perjudicarnos.
Según la Dra. Luisa García, farmacéutica y doctora en nutrición, es imprescindible informar sobre la falsedad de estas creencias en beneficio de promover una conducta alimentaria recomendable y sana.
La idea de que los hidratos de carbono engordan es errónea ya que son los nutrientes que más requiere el organismo y que deben suponer entre el 50 y el 55% del total de calorías de la dieta. ”Su valor calórico es de 4 calorías por gramo, como el de las proteínas, mientras que el de las grasas es de 9 calorías por gramo”, comenta la doctora García. “Además, es importante tener en cuenta que si se eliminan los hidratos de carbono de la alimentación se puede producir una alteración en los neurotransmisores cerebrales y provocar, especialmente al final de la tarde, una crisis que induzca a comer de forma compulsiva pan, galletas, golosinas u otros alimentos ricos en hidratos de carbono y grasas”, añade la experta.
Otro falso mito para adelgazar asegura que hay que evitar comer fruta después de las comidas. “Una fruta aporta las mismas calorías antes y después de comer, aunque si se toma antes produce saciedad por su alto contenido en fibra”.
El consumo de alimentos integrales ha aumentado en los últimos años como consecuencia de la asociación de los mismos con una reducción en la ingesta de calorías. “A pesar de su mayor aporte de fibra, a igualdad de peso, engordan lo mismo que los alimentos refinados”, explica la Dra. García. “Aun así, se aconseja incluir en la dieta estos productos ya que la fibra mejora el tránsito intestinal, contribuye a reducir los niveles de glucosa y colesterol en sangre y previene enfermedades como el cáncer”, añade la experta.
Por otra parte, “los productos Light no ayudan a adelgazar”, afirma la Dra. García. Un alimento Light es aquel que contiene, como mínimo, un 30% menos de calorías respecto al alimento convencional que se compara. “Por ello, aunque aportan menos calorías que su equivalente normal no significa que sirvan para adelgazar y muchos deben consumirse con moderación porque siguen siendo muy calóricos como la mayonesa, las patatas fritas o el paté Light”.
Principales errores de las dietas
Según la Dra. Luisa García, “no existen alimentos milagrosos y nefastos, se puede comer de todo pero en su justa medida. Lo más importante es consumir alimentos de todos

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter