Los oncólogos radioterápicos españoles defienden la validez del cribado de cáncer de próstata

23/07/2012


 
Madrid, 23 de julio de 2012.- La prueba que determina la detección precoz del cáncer de próstata se encuentra en entredicho en la comunidad científica, más recientemente tras la publicación, hace dos meses, de un estudio en la revista Annals of Internal Medicine en el que el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE UU desaconsejaba su aplicación debido al alto número de falsos positivos que arroja (el 80%, según indica la publicación).
Sin embargo, según el doctor José López Torrecilla, coordinador del Grupo de Tumores Urológicos (URONCOR) de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), desde que se comenzara a utilizar el test del PSA a principios de la década de los noventa, la tasa de mortalidad por cáncer de próstata ha disminuido desde una tasa de 39,3 casos por millón de habitante a 24 en 2007 en Estados Unidos.
En España, a lo largo de 2012 se diagnosticarán casi 30.000 nuevos casos de cáncer de próstata y se producirán unas 5.400 muertes por esta causa. Aún así, la mejora de la supervivencia a este tipo de  cáncer a cinco años ha pasado del 75,3 entre 1995-1999 al 85% en el periodo entre 2000 y 2003, “gracias, entre otros factores, al diagnóstico más precoz de estos tumores”.
También la valoración del riesgo ha cambiado desde el inicio de esta prueba: si entre 1989 y 1990 el 41% de los pacientes era de alto riesgo y el 31,2% de bajo riesgo, en los años 2001-2002 el porcentaje de pacientes con alto riesgo disminuyó hasta el 14,8% y el de alto riesgo aumentó hasta el 48%, según el estudio CaPSURE (Cancer of Prostate Strategic Urological Research Endeavor).
Por otro lado, el artículo publicado el  20 de julio en el Journal of Clinical Oncology también rebate el estudio del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EEUU. A lo largo del texto, el autor va comparando este estudio con otros realizados poniendo en entredicho lo planteado en el artículo de Annals of Internal Medecine.
 
El diagnostico precoz incrementa la supervivencia
El problema, afirma el doctor López Torrecilla, es que no existe un valor de corte de PSA seguro, por debajo del cual exista la seguridad de que no haya un tumor por detectar: “por ello, el PSA debe ser considerado como una alarma y no como una certeza de diagnóstico”.
Por todo esto, el Dr. López Torecilla afirma que “El test del PSA, algo ha tenido que contribuir al diagnóstico precoz a lo largo de todo este tiempo”  que a su vez ha ayudado a incrementar la supervivencia relativa a cinco años y por otro a que la distribución de enfermos de cáncer de próstata haya pasado a ser más numerosa en el perfil de bajo riesgo que en el perfil de alto riesgo.
El PSA es una sustancia producía por las células prostáticas por lo tanto, siempre que haya próstata se detectará PSA. La cuestión reside, según explica el Dr. López Torrecilla en “determinar a partir de qué valor de PSA se puede considerar necesario completar la investigación para llegar a diagnosticar un posible tumor de próstata”.
En realidad, la prueba del PSA no tiene riesgo por sí misma; lo que puede tener consecuencias es la biopsia que se debe realizar para confirmar la existencia de un tumor en la próstata, “ya que ésta puede producir en un tercio de los pacientes dolor, fiebre, infección, sangrado o dificultades a la micción e inclusive en un 1% pueden precisar hospitalización”. Así, el sobrediagnóstico asociado al screening es difícil de determinar, pero se estima que está entre un 17% y 50%, dependiendo de los diferentes estudios realizados.
 
El experto insiste en la importancia de la detección precoz y en que el cáncer no se cura sin tratamiento, a pesar de que “algunos tumores de próstata, dada su lenta evolución, no llegan a interferir en la vida del paciente y por tanto no contribuyan a ser la causa de la muerte del paciente”.
 
Perspectivas de diagnóstico
Hasta el momento no existe ninguna prueba diagnóstica contrastada y alternativa al PSA, con la que se diagnostican actualmente la práctica totalidad de los casos, aunque en el futuro se cree que las pruebas por imagen delimitarán con mayor precisión a qué pacientes hay que hacerles una biopsia y a cuáles no. Por ello, el experto de la SEOR ratifica que “el PSA es en la actualidad el test que con mayor frecuencia orienta hacia la posibilidad de la existencia de un cáncer de próstata, aunque no es una confirmación de su existencia”.
Por todo ello, el doctor López Torrecilla cree que “no debemos demonizar el test de PSA por el riesgo que tiene de llevarnos a sobrediagnósticos o sobretratamiento, sino que debemos desarrollar protocolos o modelos de diagnóstico que, a partir de la alarma que nos da el aumento del PSA, nos lleve al diagnostico de los tumores de próstata, sin la necesidad de realizar biopsias repetidas”.
El experto recuerda que “no se puede negar que la determinación del PSA ha logrado detectar cánceres de próstata más precoces y por ello centros como el Memorial Sloan Kettering Cancer Center continúa recomendando que los hombres interesados en la detección precoz del cáncer de próstata sean informados de los riesgos que pueden tener tras la determinación del PSA, tales como un aumento de la ansiedad, complicaciones derivadas de la biopsia y la posibilidad de ser diagnosticados de un cáncer de próstata que podría no haber causado enfermedad o muerte si no se hubiera detectado”. Pero, al mismo tiempo, remarca el doctor de la SEOR que “hay que tener en cuenta que si no se realiza determinación de PSA puede ocurrir que no se descubra un tumor que por sus características de agresividad puede evolucionar de forma rápida hacia una enfermedad incurable al no haberse tratado precozmente”.

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter