Los pediatras recomiendan hacer uso responsable de las actividades extraescolares

08/09/2010

Con el fin de facilitar la adaptación infanto-juvenil a la vuelta de las vacaciones de verano
• Los pediatras de Atención Primaria recomiendan una buena comunicación padre-hijo al inicio del curso escolar
• Una o dos semanas pueden ser necesarias para que un niño se adapte al colegio después de las vacaciones de verano; aunque es necesario individualizar este proceso
• La Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) y la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) recomiendan poner en marcha un cambio importante en los horarios de sus hijos (comidas, estudio, hora de acostarse y levantarse, etc.), antes de que llegue el día de su escolarización
• Es necesario que los padres reconozcan que en el colegio y en sus educadores van a encontrar grandes colaboradores para consolidar ciertos valores de la vida cotidiana o determinados hábitos como la higiene, la disciplina, el respeto, el orden, la tolerancia, aprender a compartir, etc.
• De la misma forma que en los adultos se plantea el famoso síndrome postvacacional, los niños pueden llegar a tener cierto nerviosismo y estado de ansiedad cuando les toca volver al colegio, sobre todo si es la primera escolarización
Al llegar el mes de septiembre finalizan las vacaciones escolares y muchas familias viven un nuevo desafío: “sus hijos vuelven al colegio”. Para otras familias, en cambio: “es la primera escolarización de su hijo”. Dentro de este marco, la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) y la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) quieren ofrecer esta información para ayudar a los padres y facilitar la adaptación del niño a esta nueva etapa en el colegio.
El Dr. Antonio Redondo Romero, pediatra de AP y director de la Web de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) recuerda que “no son pocos los padres que, muy ocupados por su trabajo y sus propias obligaciones, están deseando - un tanto desesperados- que se inicie de nuevo el curso escolar, porque el verano se ha hecho… un poco largo. De la misma forma, muchos alumnos desean volver a coincidir con sus compañeros de clase”.
Todo esto se traduce en que llega, de nuevo, el momento en que los padres “han de ejercer como tales y empezar a poner las “nuevas” normas e ir dejando de lado algunos de los hábitos vividos durante el verano”, explica el doctor. Hay que ir preparando a los hijos para la vuelta a su rutina.
Implantar horarios Es muy positivo, para hijos y padres, volver a instaurar hábitos y horarios con el fin de dar orden y sentido a su vida. Los horarios son uno de los aspectos fundamentales para una buena adaptación del niño al colegio, al horario escolar, siendo conveniente que se pongan en marcha unos días antes de que llegue el primer día de su escolarización y, a poder ser, de mutuo acuerdo.
La hora del despertar de cada mañana es uno de los momentos que más conflictos provoca; “éste se debe ir instaurando de forma progresiva”, para que el organismo se vaya acostumbrado al nuevo despertar dos o tres días antes del comienzo. 
Muy relacionado con el despertar, está la hora en que se han de ir a la cama; puede ser útil “indicarles a los hijos que se acuesten, o acostarlos, cada día un poco antes para que se levanten por la mañana con el tiempo necesario para asearse, desayunar, e ir al cole”.
Otros horarios que han que recuperar son los relacionados con las comidas y con el posible exceso de televisión, uso o abuso de videojuegos, Internet…
“Una vez se ha iniciado el curso es conveniente acordar – y en los adolescentes negociar -  los horarios de estudio y descanso en casa. Se hace necesario crear un ambiente de estudio tranquilo, con silencio, respetando la necesidad de cada cual”, comenta el Dr. Redondo.
Los cambios de rutina Las vacaciones han permitido a los niños estar más relajados, sin prisas para irse a la cama, sin tener que madrugar, pudiendo olvidarse de estudios, deberes y otras obligaciones. Ahora, con la vuelta al colegio, hay que pedir y colaborar en el esfuerzo de adaptación para asumir los cambios y poder volver a la rutina anterior, es decir, al paso a las actividades (menos lúdicas y más serias) que impone el curso escolar.
Los cambios se extienden también al contacto con nuevos profesores, el conocimiento de nuevos compañeros, las nuevas asignaturas y, en ocasiones hasta un aún nuevo colegio.
Según el pediatra, “siempre va a ser más fácil para los hijos si tienen el apoyo del binomio padres-educadores y éstos transmiten una impresión positiva de lo que representa la vuelta al colegio”.
La readaptación De la misma forma que en los adultos se plantea el famoso síndrome postvacacional al volver a sus puestos de trabajo, los niños pueden llegar a tener cierto nerviosismo y estado de ansiedad cuando les toca volver al colegio….y no digamos si es la primera escolarización. Los niños mayores, o sea los "veteranos", y aquellos que están deseando volver y ver a sus amigos, no suelen dar ningún problema.
En una o dos semanas la mayoría de los alumnos se suelen adaptar a la normalidad escolar, partiendo del supuesto de que tanto el ambiente escolar como el familiar sean  adecuados. Hay algunos alumnos que van a tardar algo más; “con éstos hay que tener paciencia y tranquilidad, sin exigirles mucho y ofrecerles algo más de margen de tiempo para recuperar el ritmo, ya que cada niño tiene su medida del tiempo. Siempre evitar las dichosas comparaciones”, apunta el Dr. Redondo.
Actividades extraescolares Durante las primeras semanas se suelen organizar la programación de las actividades extraescolares que los hijos van a realizar este curso. Siempre se recomienda que se piense en el hijo, y con la cabeza; hay que hacer un uso responsable de este esfuerzo extra (idiomas, deporte, informática,…) y pensar que ellos necesitan tiempo para descansar y para jugar, no sobrecargándoles de obligaciones. “Los padres no se deben plantear el desarrollo de estas actividades como una carrera contra reloj”.
El estado de salud Los pediatras consideran consideramos que siempre es necesario mantener un buen estado de salud;  cuidar la salud durante el curso escolar se convierte en doblemente necesario para poder enfrentarse a las exigencias de un curso escolar.
Una alimentación completa y variada. Hay que comer de todo. El día debe empezar con un desayuno completo. Vale la pena destacar los estudios que relacionan la falta de rendimiento escolar en aquellos alumnos que no desayunan o lo hacen de forma insuficiente. Es un hábito que nunca se debe perder y, si se ha relajado esta costumbre, es buen momento para retomarla positivamente. No se deben perder comidas, ni comer más de la cuenta. Aquí los excesos también se pagan.
Actividad física cotidiana. Se puede incluir la práctica de algún deporte que ayudará a estar en forma, tanto a nivel de cuerpo como de mente. Ejercer un buen control familiar de las actividades relacionadas con las nuevas tecnologías (tv, ordenador, Internet, teléfono móvil,…). Hay que recordar que los hijos no deben tener televisor, ni ordenador en su habitación. Son recursos muy útiles para ocio o para trabajar, pero se  deben compartir con la familia; de esa forma se puede evitar el posible aislamiento del hijo y se puede ejercer un control de éstos, ante un posible uso inadecuado de estos grandes avances tecnológicos. Las vacunas protegerán a los alumnos del riesgo de agresión de distintos gérmenes. De ahí la importancia de que los hijos estén bien vacunados, siguiendo las instrucciones de su pediatra.
La primera escolarización Esta primera incorporación de los hijos a las aulas va a ser la puerta de entrada del niño a un mundo nuevo y desconocido para ellos. Es la primera vez que dan un salto desde la vida familiar a un nuevo entorno; pasan de estar mucho tiempo en casa a compartir casi todo con otros niños. Se van a simultanear el cuidado y la atención familiar con los nuevos educadores profesionales; y se requiere especial atención para saber cómo viven su período de adaptación.
Esta adaptación escolar es un proceso que niños y niñas van elaborando a medida que se separan del entorno familiar, el habitual hasta este momento, y se aproximan al medio escolar, y que está fundamentado en los distintos sentimientos que le toca vivir – de pérdida y de ganancia –, hasta que llegan a aceptar plenamente este cambio.
En muchos centros se sugiere un horario de adaptación progresivo, para ir acostumbrándolos, paulatinamente, a su nuevo entorno. Es “fundamental volver a recordar, máxime en esta situación, la gran dosis de paciencia y comprensión que han de tener los padres, acompañado siempre de afecto, entusiasmo y actitudes muy positivas”, comenta el pediatra.
Los padres, insustituibles: su ejemplo Los centros educativos se ven, con frecuencia, como el lugar adecuado para el desarrollo académico, cultural y social de los hijos. Si esto es así la complicidad de los padres con el personal del centro es imprescindible para lograr el éxito en el proceso educativo. No son pocos los padres que creen que a sus hijos los tienen que educar en el colegio. La familia es la que educa. Los padres han de saber que, en el colegio y en sus profesionales, van a encontrar, con un poco de diplomacia e interés, grandes colaboradores y cómplices para consolidar ciertos valores de la vida cotidiana o determinados hábitos como la higiene, la disciplina, el respeto, el orden, la tolerancia, el aprender a compartir, etc.
Los padres – los modelos de los hijos – deben ser conscientes de su insustituible papel. La educación ha de ser estimulante y positiva, así contagiarán a sus hijos. Igualmente deberían ser conscientes de las malas vibraciones que pueden transmitir a sus hijos, en un momento determinado, cuando hacen comentarios desafortunados  sobre la escuela. ¿quién va a querer ir a un lugar desprestigiado por sus propios padres, con profesionales desmotivados y dónde no se aprenden cosas útiles?
“Una buena comunicación entre padres e hijos, aspecto primordial en esta etapa escolar, va a ser la base para poder conocer sus capacidades,  limitaciones, ilusiones, habilidades y expectativas en este periodo. Hay que hablar con ellos de la nueva situación, transmitirles confianza, pedirles su colaboración y comprensión, y demostrarles lo orgullosos y seguros que se está de ellos. Así se sentirán arropados y serán capaces de enfrentarse a las dificultades que se les puedan presentar, potenciando su autoestima”, concluye el Dr. Antonio Redondo.
Se puede participar con ellos cuando se va a comprar la ropa o el uniforme, la mochila, el material escolar o libros, ayudar a forrarlos, e incluso se les puede acompañar al colegio los primeros días. “Recordemos que como padres va a ser mucho más útil enseñarles a pescar, no sólo darle pescado”.
Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) La Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP), es una sociedad científica y profesional  de ámbito nacional y de carácter no lucrativo, que se fundó en el año 1983 y cuenta en la actualidad con más de 2.400 socios.  
Entre sus fines está promover el estudio de la pediatría Extrahospitalaria y la problemática del niño y del adolescente en el ámbito extrahospitalario (Centros de Salud, Ambulatorios, Consultorios públicos y privados, Consultas Externas de Hospitales, etc.), abarcando la función asistencial (preventiva, curativa y rehabilitadora), la docente (colaboración en la formación de pregrado del estudiante de Medicina  en Pediatría Extrahospitalaria, en la formación de los residentes de la especialidad de Pediatría en Pediatría Extrahospitalaria, en la formación continuada del Pediatra extrahospitalaria en ejercicio y en la educación sanitaria de la población a todos los niveles) y la investigadora.
Promueve la coordinación de los Servicios de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria con los demás Servicios sanitarios y recursos sociales de la comunidad en el seno de la A.E.P. (Asociación Española de Pediatría). Igualmente colabora y representa los intereses de sus  socios así como los de la pediatría extrahospitalaria y atención primaria en los diferentes Organismos y Administraciones Sanitarias  y Docentes tanto  a nivel Nacional como Internacional dentro del marco de la Ley.
Desarrolla su actividad a través de sus Congresos Nacionales anuales, la revista Pediatría Integral, su página web, estudios de investigación nacionales, cursos de formación continuada, talleres prácticos, grupos de trabajo y numerosas publicaciones. En su página web además de información dirigida a los profesionales se encuentra otro apartado dirigido a padres.
Toda la información referente a esta Sociedad se encuentra en: www.sepeap.org
Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) se constituyó como una Federación de Asociaciones de Pediatras que trabajan en Atención Primaria, de carácter científico y profesional y sin fines lucrativos, en la actualidad se encuentra asociados más de 2.500 pediatras de Atención Primaria de todo el Estado español.   En su seno se encuentran diferentes Grupos de Trabajo sobre diversas materias (Grupo de Prevención en la Infancia y Adolescencia, Grupo de Vías Respiratorias, Pediatría Basada en la Evidencia, Docencia MIR, Cooperación Internacional y Trastorno por déficit de atención e hiperactividad), gestándose en la actualidad otros grupos de trabajo como el dedicado a la Patología del Sueño infanto-juvenil, la Pediatría del Desarrollo o un Grupo de Investigación.   Los objetivos principales de esta Asociación son: promover el desarrollo de la Pediatría en la Atención Primaria. Buscar el máximo estado de salud del niño y del adolescente. Promocionar su salud. Prevenir la enfermedad y facilitar su recuperación en caso de contraerla; fomentar y ejercer la Docencia sobre Pediatría de Atención Primaria del pregraduado y postgraduado, Médicos Residentes de Pediatría, Médicos Residentes de Medicina Familiar y Comunitaria y profesionales del ámbito de la Atención Primaria; fomentar y ejercer la investigación; coordinar los diferentes programas sanitarios relacionados con el niño sano y enfermo; recoger los problemas e inquietudes relacionados con el ejercicio de la Pediatría de Atención Primaria y representar los intereses de sus socios en el marco de las Leyes y ante los organismos de las Administraciones Públicas Sanitarias y Docentes, y otros órganos o entidades Nacionales o Internacionales, Públicos o Privados; promover la búsqueda de las condiciones idóneas para el mejor desarrollo profesional de la Pediatría Social y Comunitaria; y coordinar con otras asociaciones similares, regionales, nacionales o internacionales, actividades y proyectos encaminados a la mejora de la Pediatría en Atención Primaria.
Toda la información referente a esta Sociedad se encuentra en: www.aepap.org Para más información: Javier Pérez-Mínguez Berbés Asociados Tel.: 91 563 23 00 / 637 824 877 javierperezminguez@berbes.com www.berbes.com www.facebook.com/berbesasociados http://twitter.com/berbes_asoc

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter