Los sistemas de inactivación de patógenos para plaquetas y plasma aumentan la seguridad en las transfusiones de sangre

29/10/2010

• La aparición de nuevos y desconocidos agentes infecciosos implican introducir nuevos sistemas analíticos para detectarlos o sistemas que los inactiven
• La inmigración y el cambio climático son algunos de los factores que favorecen la aparición de nuevas enfermedades infecciosas, algunas de las cuales, se podrían transmitir por transfusión
• España es líder en la inactivación de patógenos siendo de los primeros países europeos en poner estos sistemas en sus bancos de sangre
• El trabajo de los centros de transfusión ha mejorado el nivel de donaciones de sangre, situando a  España en unos niveles aceptables en número de donaciones, aunque este grado de autosuficiencia debe mantenerse y, para ello, la población debe seguir colaborando activamente.  
 Una de las principales preocupaciones para los Bancos de Sangre, dentro de la medicina transfusional, son los agentes patogénicos infecciosos emergentes. La aparición de estos agentes nuevos y desconocidos ha propiciado la introducción de sistemas analíticos para detectarlos, al igual que la creación de sistemas de inactivación de patógenos.  
“En la última década, especialmente por factores como la inmigración y el cambio climático, están apareciendo enfermedades nuevas o migrando algunas ya existentes de una zona geográfica a otra”, explica la Dra. Emma Castro, Directora Médica y Gerente del Centro de Transfusión de Cruz Roja Española en Madrid. “Esta situación está fomentando problemas infecciosos nuevos en los suministros de sangre en todos los países y, cada vez, de manera más frecuente”, añade la experta.  
“Reaccionar a tiempo frente a estos agentes infecciosos, dado su número y carácter novedoso, constituye un reto constante para los centros de transfusión”, expone la especialista. Es necesario, por tanto, un sistema más proactivo que esterilice los componentes sanguíneos con antelación y evite que irrumpan en la sangre que se va a trasfundir.  
“Por este motivo, -informa la Dra. Castro- y teniendo en cuenta que muchas veces no da tiempo a desarrollar un test analítico antes de que un agente infecciosos produzca complicaciones al suministro de sangre, podemos afirmar que el avance más relevante del siglo XXI, en cuanto a medicina transfusional, es la aparición de sistemas de inactivación de patógenos para plaquetas y plasma”.  
En la actualidad, ya existen centros de transfusión europeos y asiáticos que están empleando estos sistemas, “y hay que destacar –manifiesta la Dra. Castro- que España es líder en este campo ya que ha sido uno de los primeros países europeos en adaptar estos sistemas en sus bancos de sangre”. “Además, y teniendo en cuenta el lugar de celebración de este Congreso, se debe mencionar la importante labor del Instituto Canario de Hemodonación y Hemoterapia que lo implantó desde su aparición”.  
Otros avances a tener en cuenta son: la automatización de todos los sistemas de extracción y análisis, la implantación de sistemas de gestión de la calidad y la creciente utilización de técnicas de biología molecular en la inmunohematología.  
Las transfusiones de sangre en España  
Durante muchos años, los índices que indican el número de donaciones en España, nos han situado en posiciones muy malas respecto a otros países. “Ahora, gracias al buen trabajo de los centros de transfusión de este país hemos mejorado el nivel y podemos afirmar que somos autosuficientes”, comenta la Dra. Castro. “Aún así –añade la experta- este nivel debe mantenerse y, para ello, es necesario concienciar a los donantes para que sigan haciéndolo, y a la sociedad en general para que se anime”, dice la Dra. Castro.  
“Hoy en día, ya no se suspenden operaciones ni se produce casi ningún retraso en las mismas, aunque en España pueden darse casos de recortes temporales, estacionales en la donación de sangre”, indica la experta.  
Las restricciones para donar sangre, que las marca la ley, son, por un lado, la edad del donante, “hay que tener más de 18 años” -matiza la experta- y unas características físicas y de salud. “Los donantes deben pesar más de 50 Kg y estar en perfecto estado de salud, algo que constata el personal sanitario que hace la evaluación del donante antes de tomar la decisión de si puede donar o no”, añade la doctora.  
La lista de condiciones que no facultan para donar es amplia pero es necesario para garantizar la seguridad, tanto de los donantes como de los futuros receptores. “La misión de un banco de sangre es proporcionar la sangre más segura en la cantidad necesaria, en el momento necesario. Por ello, cada una de estas razones que impiden donar tiene una justificación y una evaluación médica previa”, concluye la Dra. Castro.  
Para más información Jorge Sánchez / Lara Mejías jorgesanchez@berbes.com / laramejias@berbes.com 91 563 23 00 / 678 544 149

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter