Medicina en la palma de la mano

09/04/2012

Hace unos días, Google publicaba un estudio (Our Mobile Planet) que situaba a España como segundo país de Europa en penetración de teléfonos inteligentes, más conocidos como smartphones. Ligado al uso de estos dispositivos se encuentra el de las aplicaciones médicas móviles, cuyo mercado se ha multiplicado en 2011 por 7, hasta alcanzar los 718 millones de dólares, según un informe de mercado de la firma americana research2guidance. La importancia de la información sobre salud está en auge y ya son más de 10.000 las aplicaciones médicas móviles que hay disponibles en el App Store. Incluso, es tal la explosión de estas ‘apps’ enfocadas a pacientes que algunos se atreven a hablar de una futura prescripción médica de ‘apps’. ¿Se imaginan a su médico recentándoles una aplicación móvil para descargarse en su smartphone? Será cuestión de tiempo.
Pero también es importante que los profesionales sanitarios tengan acceso a otras de carácter profesional que mejoren su práctica clínica. En un Sistema Nacional de Salud en el que la sostenibilidad se ha erigido como protagonista de todos los debates sanitarios y en el que los médicos de atención primaria atienden de media cada día a unos 50 pacientes (un 78 por ciento más de consultas de lo “técnicamente y científicamente admisible”, según el Sindicato Médico de Sevilla), herramientas de este tipo suponen un soplo de aire para el profesional.
Algunas de estas aplicaciones son muy específicas, como es el caso de Dermomap, una aplicación para diagnosticar afecciones de la piel. Otras, van más allá, como iDoctus, herramienta pionera en nuestro país y desarrollada por una startup española que ha sabido aprovechar el éxito de otras aplicaciones médicas en Estados Unidos como Epocrates (toolbox de herramientas) o Medscape Mobile (portal médico con información de referencia), y trasladar esa experiencia al mercado español.
Los datos son contundentes: más de 350.000 médicos en EE.UU utiliza alguna de estas dos herramientas actualmente. Además, gracias a este tipo de aplicaciones se calcula que el médico podrá ahorrarse hasta 100 minutos a la semana en tiempos de consulta, según ha anunciado el Colegio de Médicos de Madrid, primero en firmar un acuerdo de colaboración con iDoctus.
El avance de nuevas tecnologías en consulta es imparable, en un contexto en el que, tal y como establece el RDL 9/2011, la historia clínica digital y la receta electrónica deberán estar implantadas y ser interoperables en España para enero de 2013. No es cuestión de estar a la última, sino de saber aprovechar todo ese potencial para mejorar nuestro trabajo. Es necesario superar las barreras físicas entre paciente y doctor, optimizar recursos y mejorar la calidad de la prescripción. Porque nuestro SNS no debe renunciar a la incorporación de tecnologías de vanguardia, porque es uno de los logros más importantes de nuestra sociedad.

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter