Insuficiencia cardiaca y neumonía, principales causas de ingreso hospitalario en Medicina Interna

11/11/2015

  • Los internistas atienden uno de cada seis ingresos hospitalarios del Sistema Nacional de Salud
  • En hombres, hay una preponderancia de ingresos por EPOC e infarto agudo de miocardio, y en mujeres de enfermedad cardiaca hipertensiva y bronquitis aguda
  • Es necesario disponer de información específica sobre las necesidades asistenciales y socio-sanitarias de las mujeres mayores de 80 años de edad
  • A medida que aumenta el índice de masa corporal (IMC) disminuye la expectativa de vida, con una pérdida de tres años de vida en pacientes moderadamente obesos y de 10 años en obesidades severas
  • La inauguración oficial del XXXVI Congreso de la SEMI se celebrará esta tarde, a las 20.00 h, y contará con la participación del consejero de Sanidad de Extremadura y el alcalde de Sevilla, entre otras autoridades

 

Los Servicios de Medicina Interna atienden al 17.8% de todos los pacientes ingresados en el hospital. Por ello, resulta clave conocer en profundidad esta actividad para mejorar tanto su estructura como su calidad.

En el marco del XXXVI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y el IX Congreso de la Sociedad Extremeña de Medicina Interna (SEXMI) reconocido de interés sanitario por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y que se organiza bajo la presidencia de honor de SSMM Los Reyes de España, se profundizará en los resultados del Programa Recalmin, proyecto impulsado por la SEMI que a lo largo de 2105 ha analizado la actividad de 142 Servicios de Medicina Interna de 139 hospitales de todo el país, constituyendo una importante base para establecer planes de mejora.

La inauguración oficial tendrá lugar esta tarde, con la participación de autoridades, como José María Vergeles, consejero de Sanidad de Extremadura,  y Juan Espadas, alcalde de Sevilla.

Más de 2.000 expertos se darán cita en este foro científico que se celebra en Sevilla entre los días 11 y 13 de noviembre y en el que participan más de 300 ponentes de reconocido prestigio científico, nacionales e internacionales, para presentar los aspectos más novedosos y relevantes en las enfermedades más prevalentes del área de la Medicina Interna, como la diabetes, la EPOC, la osteoporosis, la insuficiencia cardíaca, la enfermedad tromboembólica, las enfermedades infecciosas o las autoinmunes (lupus), entre otras.

La mayoría de ellas son las enfermedades crónicas más prevalentes y las que causan mayor morbimortalidad en los pacientes crónicos complejos. Para el Dr. Emilio Casariego, presidente de la SEMI, “es esencial que estos pacientes tengan una atención adecuada, lo que requiere de una reorganización del Sistema Sanitario centrado en el paciente y que refuerce la continuidad asistencial”.

El Congreso destaca también -recalca el Dr. Casariego-, por  la presencia de presidentes y representantes de las sociedades de Medicina Interna de Portugal, México, República Dominicana, Venezuela, Colombia, Perú, Chile, Argentina, Uruguay o la Sociedad Europea de Medicina Interna”.

Causas de ingreso y perfil del paciente en los servicios de medicina interna

El Programa Recalmin pone de relieve el papel de la Medicina Interna: los internistas atienden uno de cada seis ingresos hospitalarios en el Sistema Nacional de Salud.

En este sentido, el número de altas en estos servicios ha crecido un 11% entre 2007 y 2013, aunque el promedio de la duración de la estancia media de hospitalización se ha reducido en un 12%. Además es latente un progresivo envejecimiento de la población atendida.

Respecto al perfil de pacientes atendido en estos servicios, este estudio revela que casi un 50% de los pacientes tienen más de 80 años, predominando en este subgrupo las mujeres (57%). “Ante estos datos, es necesario disponer de información específica sobre las necesidades asistenciales y socio sanitarias de las mujeres mayores de 80 años de edad”, señala el Dr. Antonio Zapatero, vicepresidente 1º de la SEMI y presidente del Comité Científico del Congreso.

Los principales problemas de salud que atienden las Unidades de Medicina Interna (UMI) son la insuficiencia cardiaca (más de 60.000 altas), seguido de la neumonía (casi 40.000 altas) y otras enfermedades del aparato respiratorio (casi 30.000 altas). En hombres, hay una preponderancia de ingresos por EPOC e infarto agudo de miocardio, y en mujeres de enfermedad cardiaca hipertensiva y bronquitis aguda.

Por otra parte, según se ha podido observar, existen importantes diferencias en cuanto a la estructura, procesos y calidad de las UMI entre hospitales y Comunidades Autónomas, “que pueden ser causa de los diferentes modelos organizativos y de gestión”, apunta el Dr. Zapatero. Así, mientras que en hospitales de 200-500 camas la estancia media de los pacientes ingresados es de 7,8 días, en los de más de 1.000 camas asciende a 10,4 días. Igualmente, la tasa de reingreso en un hospital de menos de 200 camas es del 12%, mientras que en un hospital de entre 500-1.000 camas es de 14,8%.

Otro de los puntos a destacar de este estudio concierne a la enfermería. Según se ha detectado, una mejor dotación de enfermería puede ser costo-eficiente, ya que se relaciona con menos estancias hospitalarias y complicaciones médicas, y una reducción de la tasa bruta de mortalidad. Actualmente, hay alrededor de 10,1 pacientes de promedio por enfermera en turno de mañana en Medicina Interna, probablemente un número bajo.

Atención integral de la obesidad

El exceso de peso corporal es un problema sanitario de primer orden por su magnitud y por ser factor principal para el desarrollo y mantenimiento de enfermedades metabólicas (diabetes mellitus, hipertensión arterial, síndrome metabólico), cardiovasculares, respiratorias (SAOS), aparato locomotor, y por su influencia negativa en otras patologías médico-quirúrgicas.

Asimismo, la atención al paciente obeso supone un aumento del 46% en los costes hospitalarios, un 27% más de visitas médicas y un 80% más de gasto farmacéutico.

Por ello, en el marco de este foro científico los expertos abordarán las últimas actualizaciones en el abordaje de la obesidad.

En este sentido, para la Dra. Juana Carretero, presidenta de la Sociedad Extremeña de Medicina Interna y del Comité organizador del Congreso, “es prioritario proporcionar al paciente obeso una atención integral, atendiendo no sólo a su índice de masa corporal, sino también a sus comorbilidades, tanto metabólicas como físicas”.

“La obesidad es una enfermedad crónica, con múltiples patologías asociadas que limitan la esperanza de vida y que determina la proyección vital, social y laboral de la persona, por lo que el médico internista, dada su visión global e integradora de la persona enferma, debe asumir un papel protagonista en su abordaje”, apunta.

Hay que tener en cuenta que la obesidad, además de las comorbilidades asociadas más conocidas (enfermedades metabólicas y biomecánicas, como artrosis de articulaciones de carga o incontinencia urinaria) “puede conllevar otras más desconocidas, pero que unidas a las primeras representan el factor limitante más importante si hablamos de calidad de vida para el paciente: depresión, demencia e incapacidad funcional para la vida diaria”, señala esta experta.

Asimismo, el aumento de la grasa visceral constituye un factor de riesgo independiente para la aparición de cáncer, empeora su pronóstico, reduce la supervivencia y aumenta el riesgo de tumores secundarios. “La persona obesa tiene peor tolerancia a los tratamientos quimioterápicos y más posibilidades tanto de recaer como de desarrollar un segundo tumor, como el caso del cáncer de mama en mujeres postmenopáusicas”, añade.

En España, según datos del estudio Enrika, el 62% de la población tiene exceso de peso (39% sobrepeso y 23% obesidad) y el 32% por ciento de los hombres y el 40% de las mujeres sufre obesidad abdominal.

En Extremadura y Andalucía la prevalencia de obesidad es de 25% en varones y 23.6% en mujeres;  y en lo que se refiere a obesidad abdominal, esta afecta a un 31.6% de varones y a un 44% de mujeres.

A medida que aumenta el índice de masa corporal (IMC) disminuye la expectativa de vida con una pérdida de tres años de vida en pacientes moderadamente obesos y de 10 años en obesidades severas.

“En este sentido - concluye la Dra. Carretero-, pérdidas de peso moderadas, de entre 5-10% retrasan la aparición o mejoran la condición en patologías como la diabetes mellitus, dislipemias, enfermedad cardiovascular, apnea del sueño, demencia, cáncer y osteoartritis”.

 

Para más información: http://www.congresosemi.org/ @CongresoSEMI

Gabinete de prensa: Berbés Asociados:

María Gallardo / Isabel Torres - 91 563 23 00

mariagallardo@berbes.com /isabeltorres@berbes.com

 

 

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter