Medir la adherencia terapéutica en personas que padecen esquizofrenia es un reto para los psiquiatras

28/03/2011

Especialistas de la psiquiatría española se reúnen en el Simposio “RealidAdhes: la importancia de medir”, organizado por Janssen
• Estas personas deben adoptar un papel activo en el seguimiento de su enfermedad y en las decisiones del tratamiento, estar bien informados sobre los síntomas, la medicación y los efectos secundarios, así como aceptar su enfermedad y la necesidad de medicarse
• La falta de adherencia no identificada en las personas  con enfermedad mental grave puede dar como resultado: incremento en las tasas de recaída y hospitalización,  aumentos innecesarios de la dosis, adicción de fármacos complementarios prescindibles y cambios injustificados de la medicación previa
• Los estudios han demostrado que a los médicos les resulta complicado determinar con exactitud si los pacientes cumplen el tratamiento1
• Facilitar la administración de fármacos y reducir al enfermo los pasos para hacerlo, fomentar la introducción de señales de recordatorio para favorecer determinados comportamientos e introducir, en la práctica clínica diaria, un mayor control sobre el enfermo para conocer si sigue el tratamiento  Los pacientes que padecen algún trastorno mental grave, especialmente aquellos con esquizofrenia, no suelen cumplir adecuadamente las pautas de tratamiento indicadas por su médico. Es más, los estudios muestran que un 25% de las personas que sufren esta dolencia abandona el tratamiento en la primera semana, un 50% durante el primer año y un 75% durante el segundo.
Por este motivo, la adherencia terapéutica en la esquizofrenia continúa siendo un reto importante para los psiquiatras en su práctica clínica diaria. “Son muchos los factores que inciden en el incumplimiento terapéutico: la falta de conciencia de la enfermedad, los efectos secundarios de los medicamentos, el temor del paciente, la falta de apoyo social, la falta de rutinas, la propia desorganización, la confusión, el olvido, etc.
En esta ocasión, psiquiatras de todo el ámbito nacional se reúnen en el Simposio “RealidAdhes: la importancia de medir”, organizado por Janssen. “Hemos debatido sobre las diferentes formas de medir la adherencia al tratamiento y también otras dimensiones de la práctica clínica, donde el especialista no sólo debe preguntar al enfermo, sino además recurrir a otras herramientas o estrategias para comprobarlas objetivamente”, indica el Prof. Giner, Catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Sevilla y Director del Proyecto ADHES.
Para ello, la Dra. Dawn I. Vellingan, profesora del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Texas, recomienda que “los pacientes deben adoptar un papel activo en el seguimiento de su enfermedad y en las decisiones del tratamiento, estar bien informados sobre los síntomas, la medicación y los efectos secundarios, así como aceptar su enfermedad y la necesidad de medicarse”.
Los problemas de adherencia no identificados en las personas con enfermedad mental grave pueden dar como resultado un incremento en las tasas de recaída y hospitalización, aumentos innecesarios de la dosis, adicción de fármacos complementarios prescindibles y cambios injustificados de la medicación primaria Los estudios han demostrado que a los médicos les resulta complicado determinar con exactitud si los pacientes cumplen el tratamiento1.
“En la actualidad no existen metodologías perfectamente definidas para evaluar los problemas de adherencia, y este es un reto para los psiquiatras. Debemos facilitar la  forma de administrar la medicación y reducir al enfermo el número de pasos para hacerlo, fomentar la introducción de señales de recordatorio para favorecer determinados comportamientos e introducir, en nuestra práctica clínica diaria, un mayor control sobre el enfermo para conocer si sigue el tratamiento”, añade la Dra. Velligan.
“En España, la adherencia se está midiendo, prácticamente de manera exclusiva, a través de la entrevista al paciente y esta situación debe cambiar. Se recomiendan intervenciones personalizadas centradas en las causas subyacentes”, afirma el Prof. Giner.
Por otro lado, “el tratamiento de estos pacientes con antipsicóticos inyectables de larga duración mejora la adherencia a la medicación”, explica la Dra. Velligan. “Este tipo de administración farmacológica ayuda al especialista a comprobar la continuidad en el tratamiento y la disposición del paciente a recibirlo, lo que la convierte en un sistema importante de medida de la adherencia terapéutica”, concluye el Prof. Giner. 1. The Journal of Clinical Psychiatry. Vol. 70. 2009

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter