Snowden necesita una cortina de humo

12/06/2013

Desde hace unos días desayunamos acompañados de una noticia digna de Hollywood: el escándalo de espionaje en Estados Unidos. Medio mundo, por no decir, el mundo entero, está pendiente de los últimos movimientos de un tal Edward Snowden, que con sólo 29 años, ha puesto en jaque al presidente Obama y a todo su ejecutivo. Pero además, los últimos titulares están dotando a la historia de un tinte casi ‘telenovelero’: Snowden abandonó a su novia para destapar el escándalo.
El objetivo de este post está muy lejos de exponer mi opinión de los hechos, recapacitar sobre qué supone este espionaje en nuestras vidas, y si la actitud de Snowden responde a un ataque de popularidad o bien, trata de ponerse al servicio de la población mundial. Nada más lejos de la realidad. Simplemente, leer sobre este hecho de actualidad, en mi opinión de gran magnitud, me ha hecho recordar las grandes películas y series sobre asuntos políticos, y en concreto, sobre la Casa Blanca, que ha dado la industria audiovisual.
Cursaba por aquel entonces 4º de Periodismo, cuando en la clase de Comunicación Política (una de las que más me interesó durante los cinco años de carrera), nuestro profesor nos pidió que viéramos algunas películas que nos harían entender mejor la forma de hacer este tipo de comunicación, cuyo paradigma, a su entender, se encontraba en Estados Unidos. Una de ellas era ‘La cortina de humo’ (‘Wag the dog’), del director Barry Levinson, protagonizada por Robert de Niro y Dustin Hoffman, dos habituales en sus trabajos.
wag-the-dog-
Aunque la trama de la película nada tiene que ver con el último, y para muchos, más grave escándalo de la administración Obama, me sirve para poner de manifiesto la importancia que han tenido y seguirán teniendo las relaciones públicas en el ámbito de la política, y cómo, gracias a películas como ‘La cortina de humo’, nos podemos acercar un poco más a ese mundo. Os la recomiendo.
A.C.

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter