La transparencia se erige como el elemento barrera en el conflicto de intereses

15/01/2016

 

La Fundación de Ciencias de la Salud y el CSIC organizan la jornada “Conflicto de Intereses en Investigación”

  • Una colaboración público-privada basada en la honestidad permite disipar los riesgos que puedan afectar a la objetividad del estudio
  • La Ley 14/2011 de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación ha sentado las bases para la regulación de la relación entre investigadores académicos y la industria farmacéutica 
  • El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Clínic de Barcelona son dos casos de éxito en la gestión de este tipo de colaboración 

Madrid, 14 de enero de 2016. La colaboración público-privada en investigación se ha visto afectada en los últimos años por importantes cambios debido a la creciente inversión de la industria farmacéutica y el sector privado en la investigación biomédica y a la promulgación de Ley 14/2011 de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, que ha sentado las bases para la creación de nuevas normas que regulan dicha relación. Esto ha provocado una mayor preocupación por los riesgos que pueden afectar a la objetividad del estudio, tal y como ha afirmado el patrono de la Fundación de Ciencias de la Salud y director general de CIC bioGUNE y CIC biomaGUNE, profesor José María Mato, durante la jornada “Conflictos de Intereses en Investigación”, organizada por la Fundación de Ciencias de la Salud y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con la colaboración de GSK.

“El conflicto de intereses es cualquier situación donde las actuaciones profesionales o decisiones de un investigador, que pertenece a una institución académica, pudieran verse influenciadas por consideraciones de beneficio personal, que habitualmente son de índole económica, como resultado de tener intereses fuera de su ámbito de investigación”, ha explicado el profesor Mato durante su intervención. Para el patrono de la Fundación de Ciencias de la Salud se trata de un fenómeno común en el actual escenario de colaboración público-privada, pero no debe percibirse como algo estrictamente negativo, ya que un conflicto de intereses “se resuelve si los actores son conscientes de que existen soluciones al problema, como introducir a una tercera persona en la investigación o dejar la parte del análisis de resultados a otro investigador”.

En este sentido, el vicepresidente adjunto de Transferencia de Conocimiento del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), doctor Ángel Caballero, ha defendido durante su ponencia la importante labor que desempeña “la transparencia como elemento barrera, ya que permite detectar el problema antes, incluso, de que aparezca y abordarlo de manera correcta si no ha sido así”. El doctor Caballero ha asegurado que el origen del problema,   muchas veces está en “el desconocimiento por parte de los agentes que intervienen en la investigación, no siendo conscientes o no analizando en profundidad o incluso ignorando, que si se aceptan o se pactan determinadas condiciones o situaciones para el desarrollo de cualquier actividad profesional, se puede estar ante un potencial conflicto de intereses”.  Por eso es muy importante que sean conscientes de la necesidad de comunicar todas sus actividades a su institución”.

El CSIC y el Hospital Clínic de Barcelona son dos casos de éxito en el abordaje de los conflictos de intereses en investigación. En ambas instituciones, el comité ético desempeña un rol fundamental a pesar de que, en opinión del presidente del Comité Ético de Investigación Clínica y jefe del Servicio de Farmacología Clínica del Hospital Clínic de Barcelona, doctor Xavier Carné, el Real Decreto 1090/2015, que establece la coordinación y supervisión de estos comités, les otorgue un papel muy limitado: “El término conflicto de intereses apenas aparece en dos ocasiones en esta norma”. Para el doctor Carné, un conflicto de intereses no se reduce a un tema económico y puede aparecer simplemente por una relación personal entre las partes involucradas. “El problema parte de la propia naturaleza humana, está presente en la ciencia tanto como en la política o en cualquier otro sector”, ha afirmado el presidente del Comité Ético de Investigación Clínica.

Los tres ponentes de la jornada “Conflictos de Intereses en Investigación” han defendido los avances producidos en el abordaje de este problema en los últimos años. Según el patrono de la Fundación de Ciencias de la Salud, el próximo reto se centra en la labor de formación de los nuevos investigadores. “La formación es vital, pero no se ha realizado de la forma adecuada hasta el momento. Por eso es tan importante la realización de jornadas que traten este problema y analicen las políticas propias que algunas instituciones, como el CSIC, la universidad y hospitales, como el Clínic de Barcelona, han desarrollado para resolver los conflictos de intereses”, ha asegurado el profesor Mato.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter