Una hidratación adecuada afecta positivamente a la atención, a las actividades psicomotoras y a la memoria inmediata

29/05/2014

 

  • Para mantener un correcto nivel de hidratación, los expertos en nutrición y dietética recomiendan beber agua y otros líquidos diariamente y a lo largo del día, sin esperar a tener sensación de sed
  • La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) recomienda que el 20-25% del líquido que tomamos a diario provenga de los alimentos, y un 75-80% de las bebidas como infusiones, té, café, refrescos… excepto las bebidas alcohólicas
  • La hidratación en los niños es fundamental tal y como apuntan diferentes investigaciones que han comprobado que beber frecuentemente durante el tiempo de clase o aprendizaje de cualquier actividad mantiene el cerebro alerta
  • Una adecuada hidratación es fundamental para mantener los mecanismos de refrigeración durante el ejercicio puesto que una deshidratación progresiva dificulta la producción de sudor ocasionando un incremento de la temperatura del organismo
FINUT-BLANCO-CMYKLa hidratación es un estado fisiológico homeostático en el cual el contenido de agua corporal se mantiene dentro de un estrecho margen, permitiendo que las reacciones celulares tengan lugar en situación óptima. Asimismo, en el campo de la nutrición y la dietética, la hidratación se define por el aporte externo de agua al organismo, a partir de alimentos y bebidas.
Para analizar la importancia de la hidratación del niño, en la actividad física y el deporte y en diferentes situaciones fisiológicas y patológicas, la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) y la Universidad de Granada han organizado, en colaboración con The Coca-Cola Company en España, la jornada “Importancia de la hidratación para la salud”.
Tal y como explica el Profesor Ángel Gil Hernández, Catedrático del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular II de la Universidad de Granada, y coordinador del curso, “una hidratación adecuada es un requisito indispensable para la vida a cualquier edad y necesario para realizar todo tipo de actividades”.
Para mantener un correcto nivel de hidratación, los expertos en nutrición y dietética recomiendan beber agua y otros líquidos diariamente y a lo largo del día, sin esperar a tener sensación de sed.
El aporte de agua tiene tres orígenes. El Prof. Gil sostiene que “procede de los alimentos; de la bebida, que además de aportar minerales, representa la fracción ajustable de la ración diaria; y endógena, liberada en las reacciones metabólicas”.
Recomendaciones de las autoridades europeas sobre la ingesta de líquidos
La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) recomienda que el 20-25% del líquido que tomamos a diario provenga de los alimentos, y un 75-80% de las bebidas como infusiones, té, café, refrescos… excepto las bebidas alcohólicas.
“Las etapas de la vida en las que más hay que cuidar la hidratación son la infancia, la niñez, la vejez, el embarazo y durante la lactancia”, apunta el Prof. Gil. Teniendo en cuenta que con la edad disminuye la sensación de sed, es a estas edades cuando los expertos recomiendan beber más a menudo y en cantidades pequeñas para evitar la deshidratación. “Una hidratación adecuada afecta positivamente a diversas actividades intelectuales, sobre todo a la atención, a las actividades psicomotoras y a la memoria inmediata”, recalca este experto.
La hidratación en el niño
El Prof. José Maldonado, Profesor Titular del Departamento de Pediatría en la Universidad de Granada, explica que “para cubrir las necesidades de agua se debe incluir en la dieta del niño alimentos ricos en agua, bebidas con o sin aporte de calorías y agua, siendo aconsejable tomar líquido de forma regular, sobre todo si se está jugando al aire libre, así como mantener las bebidas a temperatura moderada”.
Entre los síntomas de deshidratación grave se incluyen falta de lágrimas, disminución en la producción de orina, boca y lengua secas, ojos hundidos, piel grisácea y fontanela hundida en los bebés. Para evitar esta situación, el Prof. Maldonado asegura que “es importante que los niños beban de forma regular, incluso antes de tener sed. Determinadas situaciones como fiebre, hiperglucemia, diarrea o vómitos, entre otros, incrementan la pérdida de agua del organismo por lo que es recomendable la ingesta de soluciones de rehidratación oral para reponer el agua y las sales”.
La hidratación en los niños es fundamental tal y como apuntan diferentes investigaciones que han comprobado que beber frecuentemente durante el tiempo de clase o aprendizaje de cualquier actividad mantiene el cerebro alerta.
A este respecto, durante la jornada se hizo mención al estudio “Adecuación de la ingesta de agua y fuentes dietéticas en escolares de Madrid en Función del nivel de actividad física”, en el que se ha evaluado la ingesta de líquidos de una muestra de 564 escolares de entre 9 y 12 años, atendiendo a su nivel de actividad física y a partir de las recomendaciones de ingesta de líquidos de la Europea Food Safety Authority (EFSA), que establece unos valores de referencia de 1.600 ml/día entre los 4 y 8 años y 1.900 ml/día para niños y 2.100 ml/día para niñas de entre 9 y 13 años en ambos casos.
Los resultados del análisis muestran que el 91% de los escolares no alcanzaban a cubrir la ingesta adecuada de líquidos, independiente de su nivel de actividad física. A este respecto, el estudio destaca que sólo el 19% de los escolares eran activos físicamente, mientras que un 81% eran sedentarios o poco activos.
Esta investigación forma parte de los trabajos científicos publicados recientemente en la Revista Española de Nutrición Comunitaria (RENC), que recoge las conclusiones y las diez mejores comunicaciones orales y posters científicos presentados durante el transcurso del I Congreso Internacional y III Nacional de Hidratación.
La relación entre hidratación y ejercicio físico
Durante la realización de ejercicio físico el agua está implicada en las siguientes funciones: refrigeración, aporte de nutrientes a las células musculares, eliminación de sustancias de desecho y lubricación de las articulaciones. La Dra. Nieves Palacios, Jefe de Servicio de Medicina, Endocrinología y Nutrición del Centro de Medicina del Deporte, Consejo Superior de Deportes de Madrid, señala que “si además tenemos en cuenta su papel en el mantenimiento de la concentración de los electrolitos, de ella también dependerían funciones como la transmisión nerviosa, la contracción muscular, el aumento del gasto cardiaco y la regulación de los niveles de pH”.
Por este motivo, una adecuada hidratación es fundamental para mantener los mecanismos de refrigeración durante el ejercicio puesto que una deshidratación progresiva dificulta la producción de sudor ocasionando un incremento de la temperatura del organismo.
Por último, la Dra. Palacios apunta que “el Comité Científico en Alimentación Humana de la Unión Europea en su informe sobre la composición de los alimentos y las bebidas destinadas a cubrir el gasto energético en un gran esfuerzo muscular, hace unas recomendaciones precisas sobre la composición de las bebidas deportivas e indica que estas bebidas deben suministrar hidratos de carbono como fuente fundamental de energía y deben ser eficaces en mantener una óptima hidratación y reponer los líquidos perdidos”.
Gabinete de Prensa FINUT
Berbés Asociados (91 563 23 00)
Patricia García (637 82 48 78) / Paula Fernández (678 54 61 77)
 
Bibliografía
 
González-Rodríguez LG,  López Sobaler AM, Aparicio Vizuete A,  Ortega Anta RM. Water intake adequacy and dietary sources in schoolchildren from Madrid by physical activity level.RevEspNutr Comunitaria 2014;20(Supl.1):41-48
 
 

Copyright © 2015 Berbés Asociados / Todos los derechos reservados.

Compartir en facebook Compartir en twitter