Dejar de fumar: este año sí

Dejar de fumar: este año sí
29 enero, 2020 Vanesa García

Durante las primeras semanas de este 2020 que comienza, surgen también las metas para el nuevo año. Es tiempo de cambio, de oportunidades, de mejorar nuestros hábitos de vida, de ahondar en los buenos deseos y de dejar las cosas negativas atrás.

Nuevos retos

A la hora de plantearse estos nuevos retos destacan los típicos propósitos de año nuevo, especialmente los que están relacionados con el ámbito de la salud, la alimentación y la vida sana: adelgazar, apuntarse al gimnasio, cuidar la dieta… Entre ellos, uno de los “históricos” es abandonar el hábito tabáquico. Para lograrlo, algunos expertos recomiendan elegir un momento señalado, por lo que estas fechas resultan especialmente apropiadas para ello. Y, este año, más si cabe.

El Ministerio de Sanidad financia desde el pasado 1 de enero dos fármacos que ayudan a superar la adicción que crea la nicotina y cuya eficacia ha sido ya comprobada en exfumadores. Según las estimaciones del propio Ministerio, con ello se podrán beneficiar cerca de 84.000 personas, lo que implicará un impacto presupuestario estimado de 7,9 millones de euros en el primer año.

Sin embargo, no todos los fumadores son aptos para ello, ya que solo se financiará a aquellos que fumen 10 o más cigarrillos al día, que constaten que han intentado dejar de fumar previamente sin éxito y que estén calificados con “máxima dependencia”. Además, los pacientes deben estar incluidos en un programa de apoyo de deshabituación tabáquica a través de su Comunidad Autónoma, INGESA o mutuas.

Razones para dejar de fumar

Los efectos nocivos del tabaco para la salud son conocidos por todos pero, quizás, es necesario ahondar más profundamente en algunas de las razones para abandonar este hábito negativo:

    • Cáncer: el consumo de tabaco supone un importante factor de riesgo para el desarrollo de numerosas enfermedades y, especialmente, el cáncer – el humo del tabaco contiene más de 4.000 productos químicos, de los cuales al menos 250 son nocivos y más de 50 causan cáncer –. Es más, según el Informe Tabaquismo y Cáncer en España del Observatorio del Cáncer de la AECC, el tabaco se relaciona con unos 15 tipos de cáncer (principalmente los de pulmón, laringe, vejiga o boca).
    • Prevención de otras enfermedades: la mortalidad entre los fumadores actuales es de dos a tres veces mayor que la de las personas que nunca han fumado, según el estudio Smoking and Mortality — Beyond Established Causes, publicado en NEJM. Ello está vinculado a la estrecha relación del hábito tabáquico con otras patologías además del cáncer como enfermedades del corazón, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), diabetes, bronquitis, osteoporosis… y un largo etcétera. Todo ello puede prevenirse al dejar de fumar.
    • Efecto rejuvenecedor: fumar acelera el envejecimiento de la piel, provocando más arrugas y un color apagado. Al abandonar el hábito tabáquico la piel estará más joven y saludable y, además, los dientes y las uñas recuperarán su color natural.
    • Ahorro: el precio medio de un paquete de tabaco ronda los 4 euros. Piensa en todo lo que puedes ahorrar si te deshaces de este “vicio”. Tu economía lo notará positivamente.
    • Adiós a la dependencia: con el abandono del tabaco llega también la libertad y una vida más saludable. Además, tendrás mejor olfato, saborearás más las comidas y te librarás del olor a tabaco en tu ropa.

Sin embargo, es importante recordar que, a pesar de todas estas razones, nadie puede hacerlo por ti. Así que habla con tu médico, decídete, reúne toda la motivación posible y… ¡este año sí!