Las desigualdades del virus

Las desigualdades del virus
10 febrero, 2021 Berbes Asociados

Mucho se ha hablado hasta ahora de las consecuencias sanitarias provocadas por la COVID-19 en los pacientes que la sufren así como del impacto que está teniendo y tendrá en el funcionamiento del sistema, especialmente debido a la presión asistencial que presentan los hospitales en España y el resto del mundo. Pero, más allá de estas secuelas, la situación que ha traído la pandemia afecta también al ámbito económico y social, aumentando las desigualdades existentes hasta la fecha.

En este sentido, los efectos económicos del coronavirus amenazan con una gran crisis que implica la llegada de economías más frágiles, empleo precario y trabajadores y familias cada vez más vulnerables. Pero esta situación es ya una realidad para muchos.

Las cifras de la desigualdad

Desde OXFAM Intermón han publicado recientemente varios informes en el marco del Foro Económico Mundial Davos 2021 sobre las desigualdades acentuadas y provocadas por la pandemia de COVID-19, tanto a nivel internacional bajo el título ‘El virus de la desigualdad’ como sobre el impacto social del virus en España, llamado ‘Superar la pandemia y reducir la desigualdad’.

Según este último informe, la pobreza severa podría afectar en España a unas 790.000 personas (aquellas que viven con menos de 16 euros por día) y llegar hasta los 5,1 millones como consecuencia de la pandemia de la COVID-19. Estas cifras suponen un importante aumento desde el 9,2% registrado antes de la pandemia hasta el 10,86% actual.

Pero, además, existen perfiles que son más vulnerables a los efectos económicos de la pandemia. De hecho, el índice de pobreza entre la población migrante alcanzaría el 57%, frente al 22,9% de media del total de la población. Las mujeres jóvenes, migrantes y con bajos estudios son las más vulnerables a los efectos socioeconómicos de la COVID-19.

Estos datos recuerdan a los de anteriores crisis no tan lejanas ya que la desigualdad económica ha aumentado en prácticamente todos los países de forma simultánea y similar. En nuestro país, el desempleo provocado por la pandemia es el principal generador de desigualdad y pobreza; lo que se traduce en situaciones que vemos día a día entre nuestro entorno: empresas endeudadas, cierre de comercios, caída de ingresos y trabajos más precarios.

Sin duda, el 2021 que tenemos por delante es un año clave para ver cómo evoluciona esta situación.