Confinamientos a la carta, incertidumbre

en Madrid y cuarentena VIP en Washington

Confinamientos a la carta, incertidumbre en Madrid y cuarentena VIP en Washington
9 octubre, 2020 Vanesa García

Multiplicación de los confinamientos

Si la semana pasada la noticia era el cierre perimetral de Madrid y otras nueve ciudades de la comunidad, esta semana los confinamientos se han multiplicado por toda España. En total, son ya al menos 35 los municipios de los que no se puede entrar ni salir sin un motivo justificado, entre los que se encuentran cuatro capitales de provincia. Y cerca de 600 localidades han impuesto algún tipo de restricción adicional para evitar la propagación de la Covid-19, desde retrocesos en el sistema de fases con el que se desarrolló la desescalada en junio, aplicados, por ejemplo, en Aragón con la vista puesta en las “no-fiestas” del Pilar hasta sistemas de semáforos verde, ámbar y rojo, como los implantados en Canarias.

Ciudades confinadas esta semana

Entre las ciudades confinadas esta semana destacan León, Palencia y otras localidades de Castilla y León, donde siguen muy de cerca la evolución del virus por su estrecha relación con Madrid. También Ourense. En esta capital gallega, al principio intentaron atajar el avance del SARS-CoV-2 con una medida inédita en España: prohibir las reuniones, tanto en ámbitos públicos como privados, de personas que no convivan juntas, con independencia de su número.

Decisión del Tribunal Superior de Justicia de Madrid

Mientras, en Madrid, cuando parecía que se habían terminado las semanas de incertidumbre, una decisión del Tribunal Superior de Justicia de Madrid volvía a sembrar el caos el jueves. El juez decidía “tumbar” las medidas impuestas por el Gobierno para evitar salidas y entradas de las ciudades más pobladas de la Comunidad. La reacción del ministro de Sanidad fue asegurar que encontraría la forma de hacer cumplir las restricciones. La de la presidenta de la Comunidad de Madrid (que esta misma semana ha anunciado nuevos cambios en la Consejería de Sanidad) fue declarar que tratará de alcanzar un acuerdo con el Gobierno y pedir a los ciudadanos que no salgan de viaje en el puente. La reacción de numerosos residentes en Madrid, en cambio, fue buscar ofertas de última hora para hacer una escapada. En las próximas horas se sabrá cuál puede ser el alcance epidemiológico y político de la decisión judicial.

Europa

Esto ocurre en el país de Europa que de forma más dura está sufriendo la pandemia, pero los demás estados, aun con incidencias mucho menos elevadas, también han empezado a tomar medidas adicionales. El uso obligatorio de la mascarilla incluso en espacios abiertos, que era casi exclusivo de España, se abre paso en Italia, con 10 veces menos incidencia que en España, y en Francia, donde en París han tenido que cerrar los bares y reducir el aforo de las universidades al 50%. También en Bruselas han prescindido de los cafés.

EE.UU.

Mientras, al otro lado del Atlántico, donde la pandemia también hace estragos, la noticia de esta semana ha sido bien diferente. Si en Europa y en España se habla de los distintos grados de confinamiento, en EE UU han asistido en directo y en plena campaña electoral al ingreso relámpago de su presidente, Donald Trump, después de que él y su esposa dieran positivo por Covid-19 la semana pasada. Trump pasó por el hospital, tuvo que recibir oxígeno, al menos, en dos ocasiones. Su edad, 74 años, hizo temer por su salud en un momento especialmente delicado, a menos de un mes de las elecciones, en las que los sondeos vaticinan que la crisis sanitaria le pasará factura. Se ha contemplado a su médico personal, el Dr. Sean Conley, visiblemente agobiado, y ha habido sospechas de que el propio presidente “dictaba” sus partes médicos. Finalmente, y ante el asombro del mundo, Trump, todavía infectado, rompió su cuarentena y salió a pasear en un coche blindado con dos sufridos miembros del Servicio Secreto dentro. Después ha dicho ser inmune, ha llamado a perder el miedo al virus y se ha reafirmado en su estrategia aperturista y escéptica. El tratamiento experimental que ha recibido es un misterio. Pero, del mismo modo en que ha llevado una “cuarentena VIP”, podría sufrir el “síndrome VIP”, más conocido en España como el “síndrome del recomendado”. Eso, y si su contagio le suma o le resta puntos de cara a los comicios, se verá en las próximas semanas.