Siete problemas de salud para los que necesitas a un cirujano plástico

Siete problemas de salud para los que necesitas a un cirujano plástico
30 junio, 2021 Berbes Asociados
Cirujanos

La cirugía plástica a veces se considera sinónimo de intervenciones estéticas o “retoques” del gusto de las celebrities. Sin embargo, la Cirugía Plástica, Reparadora y Estética no sólo es una de las especialidades quirúrgicas de la Medicina más exigentes y más demandadas por los estudiantes con mejores expedientes, sino que abarca una serie de áreas menos conocidas, pero de gran relevancia para hacer frente a consecuencias de accidentes o enfermedades y evitar importantes discapacidades. Estos son siete ejemplos de problemas de salud graves que precisan de la intervención de un cirujano plástico*.

Quemaduras

Sufrir un accidente de tráfico, laboral, doméstico o, incluso, ser víctima de un delito violento puede suponer sufrir quemaduras muy graves. Estas lesiones provocan una importante discapacidad a quienes las padecen, más allá de los daños estéticos. España es uno de los países pioneros de Europa en cirugía de quemados, con 11 unidades de Quemados de las cuales 6 son CSUR (Centros, Servicios y Unidades de Referencia) de Quemados Críticos. Todas ellas forman una red asistencial para llevar a cabo este tipo de intervenciones, que realizan equipos multidisciplinares con especial protagonismo de los cirujanos plásticos reparadores.

Amputaciones

Los cirujanos plásticos españoles realizan unos 250 reimplantes de miembros al año. Un gran porcentaje de estas amputaciones en miembros superiores o inferiores se producen por accidentes laborales, aunque también hay otras causas, como quemaduras, otro tipo de accidentes o tumores. Los más frecuentes son los digitales, especialmente el de pulgar. En todos estos casos es necesaria una intervención quirúrgica reparadora y, en algunas ocasiones, trasplantes de tejidos compuestos.

Parálisis facial

Un tumor o una simple infección vírica pueden desencadenar un problema persistente, la parálisis facial total o parcial. Estos trastornos, en ocasiones, provocan problemas de comunicación. Para tratarlos, los cirujanos plásticos reparadores emplean técnicas de transferencias nerviosas y trasplantes musculares.

Malformaciones congénitas

Más de 2 de cada 1.000 nacidos vivos tienen malformaciones en la mano, como la sindactilia; 1 de cada 1.000 presentan fisuras labiopalatinas, y hasta un 1,5% presentan malformaciones vasculares. Estos problemas no son sólo estéticos, sino que a veces impiden comer o hablar. Los cirujanos plásticos de las unidades de Cirugía Pediátrica tratan estas malformaciones en la infancia y, en ocasiones, en la adolescencia.

Tras la cirugía oncológica

La intervención más conocida es la reconstrucción mamaria tras una mastectomía por un cáncer de mama. Sin embargo, son numerosas las patologías oncológicas en las que, tras la cirugía de extirpación del tumor, se requiere la intervención del cirujano plástico para poner punto y final al tratamiento. Es el caso de algunos tumores de cabeza y cuello, en los que la intervención reparadora no sólo busca recuperar el aspecto estético, sino también funcional.

Artrosis y otras enfermedades degenerativas

Los pacientes con patologías como la artrosis pueden experimentar importantes mejoras con intervenciones reparadoras. De hecho, una de las consultas frecuentes y demandadas en Cirugía de la Mano (un área de la Cirugía Plástica) es el dolor causado por la patología degenerativa de la mano como la artrosis. La articulación de la base del pulgar es una de las más afectadas y puede llegar a ser muy incapacitante. En estos pacientes el objetivo del tratamiento quirúrgico es aliviar el dolor a la vez que se mantiene la función de oposición del pulgar, para lo que se pueden emplear prótesis.

Obesidad mórbida

El aumento de la obesidad y el sobrepeso en la población general es una de las principales preocupaciones de la salud pública a nivel mundial. En este contexto, la cirugía bariátrica se ha consolidado como una alternativa de tratamiento en los casos más graves. Pero, tras someterse a una intervención de este tipo, en muchas ocasiones es preciso volver a pasar por el quirófano, esta vez, para someterse a una cirugía plástica para eliminar la piel y tejidos sobrantes, que pueden resultar incapacitantes para el paciente.

 

 

 

 

 

*Con información de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE).

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.