En ningún sitio como en casa

En ningún sitio como en casa
25 marzo, 2020 Vanesa García

#QuédateEnCasa

Nos quedamos en casa, trabajando, comiendo, jugando y divirtiéndonos. Nos quedamos en casa porque es lo que corresponde, es nuestra responsabilidad y nuestro compromiso con la sociedad. Puede resultar una circunstancia complicada, y más en una cultura como la nuestra que vive en la calle, disfruta de sus amigos y aprovecha cualquier ocasión para brindar, pero más duro es tener que ir a trabajar diariamente, exponiendo tu salud y la de los que viven contigo.

De todas maneras y teniendo en cuenta lo de “yo y mis circunstancias” hay que intentar que los días de cuarentena sean lo más agradables posible y que no se nos “echen encima las paredes”.

Teletrabajo

Para aquellos que teletrabajan y su casa se convierte en un escenario nuevo, Galöw, una firma de arquitectura saludable, ofrece consejos para mejorar el entorno físico en el que vamos a trabajar. Para estos expertos, lo ideal es tener un espacio reservado dedicado a esta actividad y que se puede quedar cerrado fuera del horario laboral. En el caso de que no pudiera ser así, desaconsejan que sea en el dormitorio, pero si a pesar de esto tienes que trabajar en tu habitación, no lo hagas en encima de la cama. Otro aspecto que destacan es la luz; y es que una correcta iluminación (teniendo en cuenta la cantidad y la calidad) puede incrementar nuestra productividad hasta en un 5%. Lo ideal es tener el máximo de luz natural posible sin que deslumbre y combinarla con luz artificial para que no deslumbre. ¡Ah! y si tienes vistas, dirige tu mesa de trabajo, de tal manera que puedas disfrutarlas.

Abre las ventanas de vez en cuando, aunque te parezca algo secundario hay que ventilar y permitir la entrada del sol, ya que los rayos UV destruye los patógenos. No fumes y menos en tu lugar de trabajo, intenta tener plantas a la vista, no comas en la mesa de trabajo y ponte un horario (y cúmplelo).

Ejercicio de control

En este sentido, los religiosos de clausura, que buena cuenta tienen de esto, recomiendan crearse una rutina y vivir el día, manejando el tiempo. ¡Aseguran que es posible y que se aprende! Explican que, aunque los comienzos pueden ser difíciles, se trata de un ejercicio de control, tanto interno como externo, y que la clave está en la paciencia, el realismo y el autoconocimiento. De hecho recomiendan que cuando no estemos trabajando, disfrutemos y nos tomemos nuestro tiempo en hacer cosas sencillas, como cocinar a fuego lento o dedicarse un rato a uno mismo.

La OMS

La OMS, máximo referente en salud, recuerda pautas sencillas, que pueden resultar absurdas o aburridas, pero que seguro son beneficiosas como hacer pequeñas pausas con actividad física; algo de ejercicio (los entrenadores personales y muchos gimnasios publican clases online); levántate cada 30 minutos; camina en casa, por ejemplo cuando te llaman por teléfono; intenta relajarte, también es fundamental para mantener la fortaleza mental; y come sano y bebe agua.

Profesionales que nos cuidan

Desde casa, no nos olvidamos de todos y cada uno de los trabajadores que hacen posible que cada día estemos más cerca de derrotar al virus. Muchas gracias. #estevirusloparamosunidos.