La excelencia empresarial,

un largo y sinuoso camino

La excelencia empresarial, un largo y sinuoso camino
17 diciembre, 2020 Berbes Asociados

El camino para llegar a la excelencia, como saben quienes lo emprenden, es largo y sinuoso, y además interminable, ya que la mejora ha de ser progresiva y continua, enfocada a muy variados ámbitos y teniendo siempre como meta los resultados, ya que la excelencia sin resultados sin duda no es más que un oxímoron. El trayecto implica mirar siempre alrededor y avanzar rápido, ya que la competencia también está en la ruta: podemos aprender de ella mas simultáneamente estar vigilantes para que no nos alcance.

En BERBĒS, desde nuestros inicios, hemos ido recorriendo este camino y varios han sido los reconocimientos que hemos ido mereciendo a lo largo de estos 24 años de actividad. Lo mejor, la valoración directa que nuestros clientes y públicos nos han concedido, muy especialmente los medios de comunicación, otorgándonos valores como fiabilidad, confianza, responsabilidad, credibilidad y un largo etcétera.

Casi al cierre de este retorcido año 2020, nos ha reconfortado de nuevo un reconocimiento, en este caso a nuestra gestión como empresa: la concesión del Certificado Informa elEconomista a la Gestión Excelente (CIEGE), una certificación que acredita y confirma la excelencia en la gestión de las empresas. Certificación ésta respaldada por el periódico económico líder mundial en español, elEconomista.es, y la empresa líder en Información Comercial, Financiera, Sectorial y de Marketing, Informa D&B.

Teniendo en cuenta que han sido más de 1.300 empresas las que optaban a la obtención de la distinción este año y que finalmente solo 47 han logrado dicho sello a la Gestión Excelente, este reconocimiento mantiene firme nuestro impulso hacia el futuro como una agencia de comunicación especializada en salud y consumo, transformadora de marcas para potenciar su salud y maximizar su eficacia y consecución de resultados en el entramado de la nueva realidad de la comunicación en la que hemos aprendido a movernos, por muy largo y sinuoso que sea el recorrido, como peces en el agua.