La investigación, necesaria para el cáncer poco frecuente

La investigación, necesaria para el cáncer poco frecuente
21 septiembre, 2022 Berbes Asociados

En los últimos 20 años, gracias a la investigación, la supervivencia de las personas con cáncer se ha incrementado en un 20%. Una investigación que es clave para desarrollar nuevas técnicas de detección precoz de esta enfermedad y para ofrecer tratamientos más eficaces. Sin embargo, queda un largo camino por recorrer, ya que la investigación es necesaria en el caso de los tipos de cáncer poco frecuentes. Es por eso que cobra importancia lo que cada 24 de septiembre se conmemora: el Día Internacional de la investigación contra el cáncer.

Existen más de 200 tipos de cáncer, una enfermedad que, según ha estimado la International Agency for Research on Cancer, llegará a registrar hasta 30,2 millones de casos nuevos en 2040. Para la supervivencia de esos pacientes la investigación es una pieza fundamental, pero… ¿qué ocurre con los tumores menos frecuentes? ¿Para ellos también está aumentando la capacidad de supervivencia?

Según la Asociación Española contra el Cáncer, “por tumores poco frecuentes se entienden aquellos que cuentan con una incidencia inferior a 6 por cada 100.000 personas/año”. Uno de los cánceres con menos incidencia es el cáncer de corazón. La Clínica Mayo lo describe como “extremadamente raro”, ya que en sus instalaciones detectan alrededor de una persona al año con esta enfermedad. Se trata de un cáncer que, de manera habitual, proviene de otra parte del cuerpo, ya sea por metástasis o como tumor secundario.

Cáncer de mama en hombres

Por otra parte, mientras que el cáncer de mama en mujeres es uno de los tipos de cáncer con mayor incidencia en nuestro país, el cáncer de mama en hombres es uno de los denominados “raros” en todo el mundo. El riesgo de padecerlo aumenta con la edad, siendo la mayoría detectados a partir de los 50 años. De acuerdo a breastcander.org, el análisis de este tipo de cáncer en hombres suele ser más tardío, lo que provoca que se diagnostique en estadios más avanzados. Asimismo, la falta de investigación de estos tumores en varones hace que se apliquen los conocimientos de los estudios en mujeres.

La boca, la nariz y la faringe también son zonas frecuentes para la aparición de tumores. Y es en esa área donde también se produce uno de los cánceres menos frecuentes: el de glándulas salivales. Según la Clínica Mayo, entre los factores que pueden aumentar la posibilidad de aparición de este tipo de tumores está la edad avanzada, la exposición a la radiación y el manejo de determinadas sustancias en el puesto de trabajo. Por otra parte, el cáncer nasal también se encuentra entre los pocos frecuentes y tiene una mayor incidencia en personas fumadoras, expuestas a ciertas sustancias en su jornada laboral o personas con Virus del Papiloma Humano (VPH).

Finalmente, el estroma gastrointestinal es otro cáncer poco frecuente que se origina habitualmente en el estómago o el intestino delgado, a partir de las células nerviosas del tubo digestivo que activan las contracciones para propulsar el contenido alimentario a través del sistema digestivo. El GIST (por sus siglas en inglés) suele aparecer a partir de los 50 años y en aproximadamente la misma proporción en ambos sexos.

Sarcoma de tejido blando, de tiroides, de pie… Son muchos los cánceres poco frecuentes. En BERBĒS llevamos 25 años apostando por comunicar para lograr un mundo más saludable. Es por eso que queremos dar visibilidad a estas patologías poco comunes que necesitan, más si cabe, de la investigación para poder llevar a los pacientes los diagnósticos y tratamientos que merecen.