Medicina de género, la disciplina que aborda

los condicionantes biológicos y sociales en el curso de una enfermedad

Medicina de género, la disciplina que aborda los condicionantes biológicos y sociales en el curso de una enfermedad
5 octubre, 2022 Berbes Asociados

Los hombres y las mujeres no enferman de la misma forma. Existen determinantes biológicos, sanitarios y sociales que implican que, aunque las enfermedades sean las mismas, el curso de una afección pueda ser totalmente distinto entre un hombre y una mujer. La medicina con perspectiva de género trata de considerar todas aquellas diferencias fisiológicas y sociales en ambos sexos para evitar el infradiagnóstico o la infrarrepresentación de determinadas patologías.

Un ejemplo de esto lo tenemos en la atención cardiovascular. Se calcula que las mujeres tardan una hora más que los hombres en pedir ayuda si padecen un infarto. Las diferencias continúan una vez llegan al hospital. Los científicos han evidenciado que los médicos tardan más en diagnosticarlas y al tratarlas.

Las diferencias biológicas también importan en la administración de un fármaco. El metabolismo, la masa y la composición del organismo varían en el hombre y la mujer, por lo que necesitan diferentes dosis de los medicamentos.

Con el conocimiento existente, los expertos afirman que no se puede utilizar un modelo de “talla única” donde la forma de enfermar es la de los hombres, puesto que sus consecuencias se miden en demora y errores en el diagnóstico, sesgos de género en el tratamiento, y en el aumento de la morbilidad y mortalidad evitable en las mujeres. El retraso diagnóstico mayor en las mujeres que en los hombres se ha identificado en al menos 700 enfermedades, con la única excepción de la osteoporosis.

Cuestión de sexo y género

Además de los biológicos, también se tienen que tener en cuenta los determinantes sociológicos a la hora de atender a los pacientes. Los factores que más determinan el nivel sociocultural influyen también en las diferencias en la salud y enfermedad de hombres y mujeres. Tales como los ingresos económicos, la ocupación profesional o el nivel educativo. Actualmente, las mujeres no solo cuentan con un trabajo fuera del hogar, sino que siguen encargándose de los cuidados de los familiares y de las tareas domésticas. A nivel laboral, todavía tienen más dificultades para poder ascender. Así que intentar llegar a todo hace que tengan más problemas de salud mental, como el estrés, la ansiedad o la depresión.

La medicina con perspectiva de género aporta información que ayuda a repensar por qué y cómo los sesgos de género pueden llevar a un concepto erróneo de ciertas afecciones, sobre todo en las mujeres, e influir en sesgos de género en el proceso asistencial, tanto en el esfuerzo diagnóstico como en las estrategias terapéuticas.

La agencia de comunicación BERBĒS lleva 25 años apostando por comunicar la actualidad del mundo sanitario desde todos los ángulos, también desde la perspectiva de género.